AP
18 de julio de 2015 / 04:06 p.m.

Atenas.- Luego de un cierre forzado de tres semanas, los bancos griegos reabrirán sus puertas este 20 de julio, pero se mantendrán las restricciones al retiro de efectivo, según un decreto publicado el sábado.

El gobierno griego precisó que mantuvo el límite de retiro de efectivo diario en 60 euros (65 dólares), pero añadió un límite semanal.

Por ejemplo, un depositante que no retire efectivo el lunes podrá retirar 120 euros (130 dólares) el martes, y así sucesivamente, hasta 420 euros (455 dólares) a la semana.

Los clientes de bancos seguirán imposibilitados de cobrar cheques, a menos que se depositen en sus cuentas. Tampoco podrán obtener efectivo en el extranjero con sus tarjetas de crédito o en efectivo, sino solo hacer compras. También hay restricciones a la apertura de nuevas cuentas o la activación de aquellas fuera de uso.

El decreto también aplaza por un mes, al 26 de agosto, el plazo para la presentación de la declaración de impuestos.

El decreto se publicó el mismo día que el gobierno de coalición de Grecia tomó juramento a su nuevo gabinete, ahora reorganizado.

Fueron sustituidos cinco destacados disidentes del partido radical de izquierda Syriza, el partido dominante en la coalición. Cuatro de ellos votaron el jueves en contra de un acuerdo con los acreedores de Grecia y el quinto dimitió antes de la votación.

Grecia cerró sus bancos el 29 de junio después que el Banco Central Europeo no aumentó la financiación de urgencia para los bancos en quiebra, mientras expiraba el segundo acuerdo de rescate del país con los acreedores.

Después de que el Parlamento griego aprobó el jueves un acuerdo para buscar un tercer rescate a cambio de medidas relacionadas de austeridad exigidas por los acreedores, el BCE elevó sus fondos de emergencia para los bancos griegos con problemas de liquidez.

El viernes, los legisladores alemanes votaron 439-119 a favor de iniciar debates sobre el tercer plan de rescate de Grecia, y la UE decidió liberar un préstamo a corto plazo por 7.160 millones de euros (7.750 millones de dólares) para ayudar a Grecia a pagar un préstamo al BCE que vence el lunes.

El Parlamento griego votará el miércoles sobre las nuevas medidas de austeridad.