13 de enero de 2015 / 07:11 p.m.

Washington.- Las cuentas en Twitter y YouTube del Mando Central de las fuerzas armadas de Estados Unidos estaban funcionando de nuevo tras haber sido tomadas por hackers que dijeron respaldar al grupo extremista Estado Islámico. El Pentágono ha informado que revista su protocolo de seguridad tras el ataque.

El coronel Steve Warren, portavoz del Pentágono, dijo que es demasiado pronto para decir quiénes son los hackers o si consiguieron algunos de los documentos oficiales colocados en la cuenta del Mando Central en Twitter. Entre los documentos estaban algunos números telefónicos y direcciones de correo electrónico personales y unas pocas imágenes preparadas por un grupo independiente de estudios.

El secretario de Defensa, Chuck Hagel, que visitaba la Base Aérea Whiteman en Missouri, dijo que el ataque "fue una violación, no gran cosa. Pero muestra una vez más lo peligrosos que son esos grupos y lo capaces que son".

El grupo de hackers, que dijo llamarse Cibercalifato, estaba ya bajo vigilancia por el FBI por incursiones en las cuentas de Twitter de medios noticiosos en Nuevo México y Maryland, haciendo que las autoridades se pregunten si tienen alguna afiliación real con el grupo Estado Islámico. Desde el pasado verano, Estados Unidos encabeza una alianza que lanza ataques aéreos contra posiciones del grupo extremista tanto en Siria como en Irak.

El Pentágono calificó los ataques de broma molesta y dijo que no afectaron las redes militares ni permitieron acceso a información secreta ni datos de operaciones.

Warren dijo el martes que el Departamento de Defensa no había emitido una orden amplia de cambiar ni actualizar contraseñas ni perfiles de verificación en los sitios de medios sociales. Pero dijo que cuentas dentro de la oficina del secretario de Defensa, que incluyen operaciones de prensa del Pentágono, realizaron cambios en contraseñas y perfiles de seguridad en más de 50 cuentas.

Las cuentas en inglés y árabe del Mando Central de Estados Unidos en Twitter y su sitio en YouTube fueron retiradas rápidamente de internet tras el ataque, pero el lunes por la noche estaban de nuevo en operación.

El portavoz del FBI, Joshua Campbell, dijo que la agencia estaba investigando las brechas en los perfiles de Twitter y YouTube y trabaja con el Pentágono para determinar el alcance del incidente.

La cuenta del Mando Central en Twitter se llenó de amenazas que decían "Soldados de Estados Unidos, estamos llegando, cuídense las espaldas". En otros mensajes aparecieron supuestos nombres, números de teléfono y correos electrónicos de militares, así como presentaciones en PowerPoint y mapas.

FOTO Y TEXTO: AP