AP
18 de mayo de 2015 / 12:10 p.m.

Filadelfia.- Los trenes de pasajeros de Amtrak volvieron a circular el lunes entre Filadelfia y Nueva York, por primera vez desde el descarrilamiento de la semana pasada, cuando murieron ocho personas y más de 200 resultaron heridas.

Amtrak reanudó su servició en el llamado Corredor Nordeste a las 5:30 a.m. con un tren que partió de Nueva York al sur. El primer tren rumbo al norte, programado para salir de Filadelfia a las 5:53 a.m., sufrió una demora y salió de la estación 30th Street a las 6:07 a.m. Ambos servicios llegaron a sus destinos una media hora más tarde de lo previsto.

Cerca de tres decenas de pasajeros abordaron en Filadelfia con dirección a Nueva York y el alcalde Michael Nutter estuvo presente para ver el tren partir. También se reanudaron todos los servicios en otras compañías, incluso Acela Express y Northeast Regional.

Funcionarios de Amtrak dijeron el domingo que los trenes del Corredor Noreste de Washington a Boston volverían a servicio "en total cumplimiento" de las órdenes de seguridad federales luego del fatal accidente de la semana pasada.

El presidente de Amtrak, Joseph Boardman dijo que el personal y la tripulación trabajaron a marchas forzadas para restaurar el servicio.

Boardman aseguró el domingo que Amtrak ofrecería "un servicio más seguro".

El lunes en Filadelfia, Nutter se quedó en el andén, saludando a los pasajeros y miembros de la tripulación. Sacó su celular para tomar fotografías mientras el tren iniciaba su marcha.

"Es grandioso volver", comentó Christian Milton, residente de Filadelfia. "Realmente nunca tuve problemas con Amtrak. He viajado con ellos por más de 10 años. Un accidente en 10 años. Invariablemente algo iba a suceder en ese lapso y no me preocupa en lo absoluto".

Milton comentó que pensaría en las víctimas y tal vez realizara una oración durante el paso del tren por la curva en la que sucedió el descarrilamiento.

Tom Carberry, de Filadelfia, elogió el trabajo de las agencias involucradas en la restauración del servicio.

"Mi mayor sorpresa fueron las pocas promesas y los grandes hechos. Venir en la mañana y ver el servicio fue algo que o esperaba", dijo. "Eso fue algo muy bueno por parte de Amtrak".

En la Estación Penn de Nueva York, policías con perros se colocaron cerca de las escalinatas mientras los pasajeros entregaban sus boletos al sonriente agente de Amtrak, antes de dirigirse al andén.

Un letrero en el exterior del tren, iluminaba en letras rojas: "Todos a bordo".

El operador realizó una clara señal de que todo estaba despejado, se introdujo en su posición y comenzó la marcha.

tren filadelfia
Kellie Stiggers una asuistente del tren Amtrak trabajando en una estación de Filadelfia. | AP

Raphael Kelly, pasajero de Nueva York, dijo que "se sentía bien" y "no tenía preocupaciones".

Kelly, quien semanalmente toma el Amtrak con destino a Filadelfia, dijo con una sonrisa que si tuviera algún tipo de preocupación "tendría que superarla".

El portavoz de Amtrak, Craig Schultz, dijo que era importante reanudar el servicio, señalando que el Corredor Nordeste "es un motor económico de la Costa Este".

Unas 20 personas que resultaron lesionadas en el accidente de la semana pasada permanecen hospitalizadas, cinco de ellas en condición crítica. Se espera que todos ellos sobrevivan.

Los investigadores de la Junta de Seguridad Nacional de Transporte, se han enfocado en la aceleración del tren antes de tomar la curva, una velocidad que alcanzó los 170 kilómetros por hora en un tramo de 80 kilómetros por hora al norte de Filadelfia y que apenas se redujo ligeramente justo antes del accidente.