REUTERS
14 de abril de 2018 / 07:14 a.m.

BEIRUT.- La oposición siria dijo que los ataques occidentales del sábado no cambiarán el curso de la guerra de siete años.

Los misiles de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia apuntaron a las capacidades militares químicas del presidente Bashar al-Assad, en respuesta a un mortífero ataque con gas venenoso cerca de Damasco hace una semana, dijo Washington.

Pero rebeldes y políticos de la oposición dijeron que las potencias occidentales también deberían atacar los arsenales convencionales de Assad, que han matado a muchas más personas durante la guerra.

Algunos funcionarios insurgentes dijeron que temían una embestida contra el bastión rebelde de Idlib, que un alto cargo iraní ha indicado que podría ser el próximo objetivo.

"Tal vez el régimen no use armas químicas nuevamente, pero no dudará en usar armas", dijo el líder opositor Nasr al-Hariri.

Un combatiente rebelde dijo que, con sus aliados en el territorio rebelde del noroeste, donde está Idlib, se estaban preparando para nuevos ataques por una "venganza" del gobierno.

"Esperábamos más del ataque estadounidense para que afectara el curso de la guerra y frenara los crímenes de Assad", dijo a Reuters desde la provincia de Hama.

Damasco y sus aliados han dicho que los informes sobre el gas venenoso en Duma fueron fabricados como un pretexto para los ataques occidentales.

La presidencia siria publicó un video que parecía mostrar a Assad llegando al trabajo el sábado por la mañana -unas horas después del ataque liderado por Estados Unidos- con traje, corbata y con un maletín.

ilp