MILENIO DIGITAL
8 de mayo de 2017 / 12:36 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de Relaciones Exteriores lamentó que el gobierno de Texas promulgara la ley SB4, que prohíbe las ciudades santuario y autoriza a la policía de ese estado a preguntar por el estatus migratorio a toda persona que haya sido detenida, por cualquier motivo.

En un comunicado, la cancillería dijo que le preocupa la promulgación de la ley SB4, "porque contiene elementos que podrían ser lesivos para los derechos de las personas mexicanas y de origen mexicano que viven en ese estado, y que representan cerca de una tercera parte de su población total".

La ley SB4 fue promulgada ayer por el gobernador Greg Abbott, quien aseguró que su prioridad es mantener a los criminales peligrosos fuera de las calles de Texas.

La ley antimigrante entrará en vigor el 1 de septiembre, por lo que a partir de esa fecha se autoriza a todos los agentes a cuestionar la condición migratoria de cualquier persona durante un arresto, detención u operativo de rutina.

Además, el gobierno estatal podrá imponer sanciones a autoridades locales y universitarias que no colaboren con los agentes federales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

La cancillería consideró que "este tipo de medidas criminalizan aún más el fenómeno migratorio, fomentan actos de discriminación racial y reducen la colaboración de la comunidad migrante con las autoridades locales".

Agregó que los once consulados en Texas estarán al pendiente de la implementación de la ley SB4 y tomarán las acciones necesarias para velar por el respeto de los derechos de la comunidad mexicana.