FERNANDO DAMIÁN
21 de julio de 2013 / 06:09 p.m.

Ciudad de México • El vicepresidente de la Cámara de Diputados, José González Morfín, rechazó la imposición de un acuerdo para nombrar al consejero faltante en el IFE y se pronunció por aplazar esa designación hasta octubre entrante, junto con las de otros cuatro integrantes del organismo electoral.

"En este tema del IFE tiene que cumplirse con la mayoría calificada que exige la ley. Si no hay esa mayoría, precisamente es porque no se logra el consenso en torno a los candidatos actuales. No se puede imponer y menos aún obligar a un acuerdo con un tema tan importante y que pudiera, en algún momento, trastocar la institucionalidad del IFE, que ya de por sí ha sido severamente criticado durante el último año", puntualizó.

El legislador panista recomendó así resolver esa vacante con las que dejarán otros cuatro integrantes del Consejo General del IFE, incluido Leonardo Valdés, en sólo tres meses.

Con ello se lograría un cambio mayor al organismo, "a reserva de que esta institución pueda transformarse en el Instituto Nacional de Elecciones, como parte de la reforma política pendiente".

A pesar del fracaso de la Cámara de Diputados para elegir al nuevo consejero del IFE, González Morfín consideró que el recién clausurado periodo extraordinario de sesiones fue productivo, con tres reformas constitucionales trascedentes y de alta repercusión social.

"Estas tres reformas tendrán un impacto positivo a mediano plazo, desde el proceso para la aplicación de la justicia con un código único; la unificación de criterios para el registro de propiedades en todo el país, y evitar que gobernadores y alcaldes endeuden a los ciudadanos de manera irresponsable, como ocurrió en Michoacán o, aún más grave, en Coahuila", dijo.

En entrevista, el vicepresidente de la Mesa Directiva en el Palacio de San Lázaro sostuvo, sin embargo, que los legisladores no pueden estar satisfechos, pues existe todavía mucho trabajo pendiente y es preciso buscar los acuerdos para resolver nuevas reformas en un siguiente periodo extraordinario antes de septiembre.

"Este periodo fue productivo, pero la puerta sigue abierta y la mano de la mayoría de los legisladores extendida para pactar un nuevo periodo extraordinario", indicó.

Como parte de la agenda pendiente para entonces, González Morfín enumeró las reformas en materia política electoral y de transparencia, además de las reformas secundarias en telecomunicaciones y educación: "trabajo hay, pongámonos de acuerdo para darle entrada al debate. Ojalá que en el Senado también logren su propio consenso y legislemos de manera coordinada", concluyó.