12 de febrero de 2013 / 02:18 a.m.

El coordinador panista en San Lázaro, Luis Alberto Villareal sostuvo que el tema sobre la nueva ley es "por demás delicado", argumentando que en sus términos puede generar abuso de autoridad.

Ciudad de México, Ciudad de México • La Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados confirmó la determinación de votar mañana en el pleno la nueva Ley de Amparo, pero el líder parlamentario del PAN, Luis Alberto Villarreal, advirtió que su bancada no admitirá que se otorguen "poderes supraconstitucionales" al Estado para amordazar o amenazar a los agentes económicos del país.

Ello, en referencia a la fracción XIII del artículo 129, que impediría conceder la suspensión del acto reclamado cuando ello "impida u obstaculice al Estado la utilización, aprovechamiento o explotación de los bienes de dominio directo referidos en el artículo 27 de la Constitución Política".

El coordinador de los diputados federales de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, anticipó a su vez la presentación de una moción suspensiva contra la Ley de Amparo, con la intención de aplazar su aprobación y abrir así un espacio para analizar con mayor detenimiento artículos como el antes referido.

Los grupos parlamentarios del PRI y del PVEM mantienen hasta el momento la decisión de aprobar el nuevo ordenamiento en los mismos términos que fue avalado por el Senado de la República, pese a la inconformidad de sectores como el de los concesionarios de medios electrónicos.

El jefe de la fracción del PRD, Silvano Aureoles, evitó a su vez fijar un posicionamiento en la materia, al subrayar que el dictamen tiene un consenso de hasta 98 por ciento.

"Este proyecto de dictamen, hasta donde va, no tiene mayor dificultad. Estamos hablando de que 98 por ciento del contenido no tiene ningún problema. Hay todavía dificultades en el 129 y entiendo que las secretarias o secretarios integrantes de las comisiones están trabajando en el tema", dijo.

No obstante, el coordinador panista Luis Alberto Villarreal sostuvo que el tema de la Ley de Amparo es “por demás delicado”, en la medida que en sus términos puede generar el abuso de autoridad.

"Lo que no queremos es que le demos un excesivo poder a la autoridad, de manera tal que en cualquier momento pues por otras circunstancias te pueda detener alguna de tus empresas y que estas empresas, por estar dentro del artículo 27 constitucional, no pueda promover una suspensión", puntualizó.

Subrayó, además, que ese riesgo no se limita a las empresas de comunicación, sino se extiende a cualquier otra concesionaria de los bienes de dominio público previstos en el señalado texto de la Constitución General.

Villarreal rechazó cualquier presión de agentes económicos sobre su bancada para modificar la minuta del Senado de la República.

Anticipó que Acción Nacional propondrá incluir a los propietarios de casinos entre los actores impedidos de obtener la suspensión del acto reclamado, para evitar de esa forma la operación de casas de juego con el amparo de alguna autoridad judicial.

De Swaan, a favor de la Ley de Amparo

El presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, Mony de Swaan, se manifestó a favor del articulado de la nueva Ley de Amparo que impediría a los concesionarios del sector telecomunicaciones ampararse contra las resoluciones del órgano regulatorio.

Recordó, incluso, que la Suprema Corte de Justicia resolvió en mayo de 2011 que las decisiones de la Cofetel en materia de interconexión “no son suspendibles”.

Entrevistado en el Palacio de San Lázaro tras su intervención en el Foro de Agenda Digital, de Swaan sostuvo que esa posición del Poder Judicial ha permitido reducir hasta 40 por ciento los precios al usuario final del sector telecomunicaciones tan solo durante el último año.

Remarcó, además, que una directriz de la Unión Europea recomendó a todos los mercados locales de la región adoptara las reglas institucionales en sus respectivos países para impedir que las resoluciones de los órganos reguladores en telecomunicaciones fueran suspendidas.

Fernando Damián