ISRAEL NAVARRO
17 de agosto de 2013 / 07:00 p.m.

Ciudad de México • El coordinador del Partido Verde en la Cámara de Diputados, Arturo Escobar, rechazó que "una minoría con pensamiento nacionalista" detenga la reforma constitucional energética que el país necesita.

Refirió que ante el amago de manifestaciones en contra del debate en el sector, se tiene que dar un debate en el Congreso de la Unión que gire en torno a la modernización de México.

"El sector energético nacional no puede esperar a que una minoría, bajo un pensamiento nacionalista, intente detener la generación de riqueza, producción, empleo y competitividad", aseveró.

El líder cameral mencionó que los mexicanos necesitamos un sector energético fuerte, impulsor de la fortaleza económica, que genere políticas energéticas que beneficien a las familias que hoy enfrentan pobreza y marginación.

Subrayó que las reformas constitucionales propuestas en la reforma energética, no son remedios caseros para eliminar un dolor de cabeza, como algunos aseguran, "son reformas estructurales para avanzar en este siglo y dejar de perder 900 mil barriles de petróleo anuales".

Escobar reiteró que no hay un sector que pueda generar más riqueza, mayor competitividad y crecimiento económico que el sector energético, para que México se convierta en un país de tercer mundo, que avance y abata la pobreza alimentaria.

Destacó que cómo legisladores, "buscamos que la reforma energética establezca las bases de una economía que se refleje en beneficios para los hogares mexicanos y que nuestro país entre de lleno a competir con otras naciones con un sector energético moderno, claro, eficiente y sustentable".

Aseguró que el Ejecutivo federal, Congreso de la Unión, partidos políticos y todos los sectores involucrados en estas reformas, "vamos a entrar al debate más importante en muchos años de historia para el país", y dejó en claro que en la mesa habrá dos propuestas:

Una, quienes piensan que Pemex se puede seguir modernizando y puede competir sin tener que reformar la Constitución y dos, "quienes queremos que Pemex se transforme y llegue a los niveles de producción de crudo y gas a través de una reforma constitucional que de certidumbre clara a todos los mexicanos de que no se cede la renta petrolera ni la producción y el Estado mantiene la rectoría nacional de su sector".