6 de julio de 2014 / 03:32 p.m.

Caracas.- El argumento de la guerra económica, esgrimido por el gobierno de Nicolás Maduro como causa de la escasez y el desabastecimiento, es rechazado por la mayoría de la población venezolana, aseguró hoy el dirigente empresarial Fernando Morgado.

"Esa tesis, al igual que la de las amenazas extranjeras es entendida más bien como una evasiva para justificar las incompetencias y fracasos en la conducción económica", precisó Morgado, ex presidente del Consejo del Comercio y los Servicios (Consecomercio).

Morgado, en dialogo con Notimex, destacó que países que llevan adelante políticas de incuestionable énfasis en su soberanía (Brasil, Ecuador, Nicaragua) no presentan problemas de desabastecimiento y ni siquiera registran índices de escasez.

"En Venezuela, sin embargo, presenciamos actualmente una pronunciada disminución de la actividad productiva transformadora, que es la que agrega más valor y motoriza los encadenamientos productivos, tan necesario para la actividad económica general", denunció.

Afirmó que esta parálisis productiva, ocasionada por la falta de divisas y desaciertos en la conducción de la economía, explica el desabastecimiento de una gama de productos y servicios, incluyendo un alto porcentaje de alimentos y artículos de primera necesidad.

Advirtió que la parálisis productiva puede ser total (caso de empresas cerradas y paradas) o parcial (empresas que cerraron solo algunas líneas de producción, o no elaboran ciertos artículos, por la falta de insumos), en esos artículos.

Un caso de parálisis grave se observa en el sector automotor, especialmente el de ensamblaje, que utiliza sólo el 5.0 por ciento de su capacidad instalada por la falta de materia prima, lo que acarrea igual consecuencia para los fabricantes de autopartes.

"La respuesta oficial al problema ha sido la importación de vehículos completos o el semi ensamblaje tipo maquila, sin incidencia en la cadena productiva, con trabajo precarizado y obviando las regulaciones que imponen la incorporación de partes nacionales", afirmó.

Morgado dijo que los métodos puestos del gobierno para supervisar el parque industrial no difieren en mucho de los utilizados para aplacar la protesta civil que exige respuesta concretas a los problemas de escasez, desabastecimiento e inseguridad personal.

"Los despachos oficiales claves que vigilan, supervisan y controlan los procesos productivos han sido militarizados o utilizan métodos propios de los operativos militares cuando se fijan como objetivo conocer la situación productiva de una empresa determinada", precisó.

Por último, lamentó que las reuniones con los empresarios, para llegar a posibles acuerdos, las cuales se realizaron en medio de una crisis política, no fueran más que mecanismos oficiales para tratar de calmar la turbulencia de la protesta callejera.

FOTO: Reuters

NOTIMEX