7 de enero de 2014 / 01:38 a.m.

Santiago de Chile.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, señaló hoy que los responsables de los incendios forestales que desde hace más de una semana afectan varias regiones del país, y que han arrasado con miles de hectáreas de bosques y pastizales, arriesgan hasta 20 años de cárcel.

"Las personas que hayan provocado el fuego por negligencia arriesgan hasta tres años de cárcel. Ahora si descubrimos que hay personas que intencionalmente han provocado los incendios arriesgan penas de 20 años de presidio", aseguró el mandatario en el Palacio de La Moneda.

"Los perseguiremos con toda la fuerza de la ley", enfatizó el presidente tras una reunión de emergencia con los ministros de Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick; de Salud, Jaime Mañalich; de Agricultura, Luis Mayol, la portavoz de Gobierno, Cecilia Pérez, y otras autoridades.

Piñera anunció, además, la inclusión de otros dos aviones con capacidad de 3.000 litros de agua para combatir los incendios y dos nuevos helicópteros para zonas altas y de difícil acceso.

El mandatario aseguró previamente que el Ejecutivo hacía todo lo necesario para llevar ante la Justicia "a quienes deliberadamente están destruyendo nuestros bosques".

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), dependiente del Ministerio del Interior, informó este lunes que cerca de 17.000 hectáreas han sido consumidas por incendios forestales en distintas zonas del centro y el sur de Chile, con un costo estimado en 100 millones de dólares.

El último gran incendio desatado en la tarde de este lunes en la zona costera de Constitución, en el sur de Chile, fue calificado por el alcalde de esa localidad, Carlos Valenzuela, como un "verdadero infierno".

Valenzuela aseguró a los periodistas que no se ha podido controlar el fuego y que las llamas están a cincuenta metros de las casas mientras la temperatura ambiente en la zona bordea los 50 grados centígrados.

"Hacemos un llamado a todos los que nos quieran ayudar porque se nos escapó completamente de las manos", enfatizó el alcalde quién también hizo un llamamiento urgente al Gobierno para que colabore en el combate de las llamas.

El presidente Piñera advirtió hoy que también "estamos cruzando una línea roja" cuando "tenemos que luchar contra la maldad de algunos", que incendian "las casas de nuestros compatriotas".

Añadió que se está haciendo "todo lo necesario para llevar ante la Justicia" a quienes "deliberadamente" destruyen los bosques y comprometen la naturaleza

Piñera dijo que Chile enfrenta una emergencia "especialmente porque ha sido un año sin lluvias" y, por lo tanto, gran parte del territorio "está muy seco".

El jefe de Estado explicó que el Gobierno se preparaba desde octubre para combatir los incendios, aunque reconoció que a la sequía se han agregado vientos muy fuertes "y por tanto la lucha contra los incendios ha sido una lucha titánica", enfatizó.

La magnitud de los incendios ha sido tal, que desde el fin de semana varios sectores de Santiago se han visto cubiertos de densas columnas de humo que se han desplazado desde zonas aledañas, lo que ha generado inquietud y problemas en la salud de los niños y los ancianos, especialmente.

Hasta ahora se mantienen siete alertas rojas, tres amarillas y cinco tempranas o preventivas en diversas regiones de Chile, debido a los incendios y a las condiciones climáticas, marcadas por temperaturas inusualmente altas en el verano austral.

El ministro chileno de Agricultura, Luis Mayol, afirmó que el Gobierno tiene evidencias de que en el origen de algunos de los incendios forestales ha habido intervención de terceros.

El Ejército de Chile señaló que cerca de 300 efectivos militares, integrantes de las Brigadas Forestales, trabajan en el combate de los incendios que han afectado a la fecha a la región metropolitana de Santiago, de Valparaíso, O'Higgins, del Bio Bio, del Maule y de la Araucanía.

EFE