8 de septiembre de 2014 / 03:51 p.m.

Beijing.- Familiares de los pasajeros del vuelo MH370 de Malaysia Airlines se reunieron hoy en un templo de esta capital para orar y recordar a las víctimas, a seis meses de la desaparición del avión, cuya búsqueda se reanudará en dos semanas.

Imágenes de dolor, llanto y frustración se veían en los rostros de las decenas de familiares que se reunieron en el Templo Lama Yonghegong, ubicado al noroeste de la capital china, donde desde muy temprano se desplegó un importante dispositivo policiaco.

Consternados, los familiares, quienes portaban camisetas con el emblema MH370, escucharon la voz quebrantada de un hombre que leyó un poema en honor de los pasajeros, mientras unos prendían velas y otros más se desvanecían en el suelo.

Los ánimos se encendieron cuando la policía trató de llevarse a varias personas que a gritos exigían a las autoridades chinas encontrar el avión, aunque el incidente no pasó a mayores.

El boeing 777 desapareció el 8 de marzo pasado poco después de despegar de Kuala Lumpur, capital de Malasia, con destino al aeropuerto internacional de esta metrópoli, con 239 personas a bordo, la mayoría, 153, de nacionalidad china.

Las autoridades malayas concluyeron que la aeronave fue desviada de su rumbo, por razones aún desconocidas, sobre el Estrecho de Malaca, en dirección contraria a su destino, y cayó en algún lugar del océano Índico, aunque hasta ahora no hay rastro del aparato.

De acuerdo con el análisis de los datos de varios satélites, los expertos y responsables de la investigación, a cargo de las autoridades australianas, estiman que el avión terminó su viaje en el extremo oeste de la ciudad australiana de Perth.

Los expertos consideran que el avión voló en dirección al sur del Índico, con todas las personas a bordo inconscientes por la falta de oxígeno, hasta quedarse por completo sin combustible y precipitarse al mar.

Después de meses de búsqueda por aire y en el agua, fue suspendido el operativo, aunque éste empezará una nueva fase de búsqueda submarina en un área de unos 60 mil kilómetros cuadrados, situada a unos mil 800 kilómetros de Perth.

"Nuestro reto ahora es acotar un área prioritaria dentro de esta zona más extensa para iniciar la búsqueda con objeto de hallar el avión lo más pronto posible", expresó este lunes Judith Zielke, la directora interina de la unidad que coordina la operación.

Sin embargo, el director de la Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte, Martin Dolan, reconoció que el operativo es 'complejo' porque no se cuenta con las señales de las cajas negras, cuyas baterías se agotaron hace tiempo, ni pistas físicas de algún objeto del avión.

FOTO: Especial

NOTIMEX