AP
17 de julio de 2015 / 07:26 p.m.

Bogotá.- El presidente Juan Manuel Santos anunció el viernes la confiscación de 280 mil hectáreas de tierras que eran ocupadas por la guerrilla de las FARC.

En la incautación denominada Operación Yarí participaron la Superintendencia de Notariado y las Fuerzas Militares y ha sido una de las más grandes realizadas nunca en el país, y supone la confiscación de nueve grandes predios valorados en 450 mil millones de pesos.

Santos expresó en una alocución que se trata de "un golpe importante dentro de nuestra política de recuperar los terrenos que han sido adquiridos ilegalmente, bien sea por los paramilitares, por las FARC o por personas inescrupulosas que se han hecho a terrenos que no eran de su propiedad".

Agregó que los terrenos serán administrados por el Banco de Tierras y serán entregados a campesinos para que empiecen a trabajarla "de forma eficiente". El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, anunció que en las próximas semanas vendrán nuevos operativos de recuperación de tierras

La propiedad y uso de la tierra en Colombia, un país de 114 millones de hectáreas, han sido descritos tradicionalmente como unas de las causas del conflicto armado interno de más de 50 años.

Aunque hay discrepancia respecto de cuánta tierra exactamente ha sido robada, transferida ilegalmente o despojada ante amenazas de grupos armados ilegales --desde paramilitares y narcotraficantes hasta guerrilleros--, se calcula que es como mínimo de dos millones de hectáreas, según el gobierno, y de más de seis millones de acuerdo con distintas entidades no gubernamentales.

El gobierno de Santos ha dicho que el objetivo es revertir esa situación y tratar de que toda esa tierra que en el pasado fue arrebatada con amenazas y fusiles regrese a sus legítimos dueños.