AP
4 de septiembre de 2015 / 08:22 a.m.

Guatemala.- El nuevo presidente de Guatemala, Alejandro Maldonado, le pidió a los altos funcionarios del gobierno que presentaran su renuncia y prometió la conformación de un nuevo gabinete luego de que el Congreso aceptara la renuncia del ahora ex mandatario Otto Pérez Molina.

En un breve discurso dirigido a los jóvenes que desde abril se han manifestado en las calles para exigir la renuncia de Pérez Molina, Maldonado dijo que él esperaba construir un legado de honestidad y recuperar la fe en la democracia guatemalteca en los pocos meses que estará a cargo de la presidencia.

"No pueden dar por finalizada su tarea. En lo que queda de año debe haber una respuesta positiva, abrir espacios para jóvenes, activistas y profesionales", dijo Maldonado. "Esta generación que se alzó con los símbolos de la paz no puede estancarse ni acomodarse. Que trasladen su vitalidad cívica al servicio público".

"Podemos recuperar nuestra democracia. El pueblo está movilizado por disgusto con esquemas descompuestos", agregó. "Impone que se hagan correcciones inmediatas de alto nivel moral".

Esta crisis política sin precedente en la historia reciente de Guatemala tuvo lugar en una agitada semana en la que Pérez Molina fue despojado de su inmunidad, abandonado por los principales miembros de su gabinete, y en la que fue testigo de cómo su ex vicepresidenta, Roxana Baldetti, fue encarcelada para también ser juzgada.

Mientras Maldonado asumía el cargo, Pérez Molina, de 64 años, se encontraba en un tribunal el jueves haciendo frente a acusaciones por recibir sobornos, y por verse involucrado en una trama de corrupción en la que presuntamente un grupo de empresarios pagaban dinero para evitar el pago de aranceles de importación y agilizar trámites, según la fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad de Guatemala (CICIG).

En las elecciones del domingo se enfrentan un acaudalado empresario y político, Manuel Baldizón, y otros 13 candidatos, entre ellos un comediante sin experiencia política, una ex primera dama y la hija del dictador Efraín Ríos Montt, acusado de genocidio.

Si ninguno de los candidatos alcanza el 50% de los votos, se llevará a cabo una segunda vuelta electoral el 25 de octubre.