— REPORTAJE POR VÍCTOR HUGO MICHEL
4 de marzo de 2013 / 02:12 p.m.

Un departamento con vista a la marina. Un condominio cerca de un lago artificial. Un suburbio en el que varias casas son del mismo dueño. Y en el trasfondo, ocho compañías fantasma: por tres años, socios cercanos a la familia de Elba Esther Gordillo utilizaron una red de compañías ficticias en Florida para adquirir, a ritmo frenético, bienes raíces en distintos puntos de Miami.

Documentos del Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal, archivos del Departamento de Estado en Florida y del condado de Miami, revelan que al mismo tiempo que la empresa Comercializadora TTS de México SA de CV operaba transferencias a Suiza y Liechtenstein, el único socio reconocido de la madre de Gordillo Morales —un hombre que hasta ahora se había mantenido en el anonimato— se lanzó a la compra de al menos nueve inmuebles en la costa este de Estados Unidos.

Administradores y accionistas de Comercializadora TTS —la empresa señalada por la PGR como uno de tantos frentes de las actividades ilícitas de La Maestra— fundaron desde 2009 ocho empresas de responsabilidad legal limitada en Florida, según consta en registros oficiales del Departamento de Estado de esa entidad del país vecino.

Sus nombres son Altus Investment Group, RZ Investment Group, Morocco Investments Group, Angels Investments Group, Prague Investments Group, London Investments Group, San Sebastian Investments Group y Lisbon Investments Group.

La investigación y el rastreo de las compras inmobiliarias en Miami arranca en la Ciudad de México. Parte, a mayor detalle, de documentos del Registro Público del Distrito Federal, donde bajo el folio 358241 fue posible hallar el acta constitutiva de la empresa Comercializadora TTS de México SA de CV, señalada la semana pasada por la Procuraduría General de la República (PGR) como la fachada mediante el cual Gordillo Morales envió, durante años, una cantidad no determinada de recursos a Europa central.

Como ya lo reveló la PGR, Comercializadora TTS estuvo vinculada desde el principio a la familia de la maestra. Su accionista mayoritaria fue la madre de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Zoila Estela Ochoa Morales. En documentos del Registro Público se confirma ese dato: el 12 de septiembre de 2006 invirtió 50 mil pesos de capital inicial para controlar 99 por ciento de las acciones de la empresa, cuyo objetivo, asentado en actas, es "“el diseño, construcción, administración, compra y venta de todo tipo de desarrollos inmobiliarios”", además de “"mantenimiento, fumigación, decoración y compra y venta de todo tipo de bienes inmuebles”"

Pero si bien reveló la presencia de Ochoa Morales en Comercializadora TTS desde el principio, la procuraduría se guardó el nombre de un segundo socio, un accionista minoritario cuyo papel, sin embargo, fue y ha sido central en el funcionamiento de la empresa. También en el movimiento de cientos de miles de dólares para la adquisición de bienes raíces. Se trata de Alberto Quintana Díaz, abogado de profesión, graduado de la Escuela Libre de Derecho y ex director jurídico de Corporativo Geo.

En la sesión constitutiva de 2006, justo cuando la madre de la maestra Gordillo era designada accionista mayoritaria de Comercializadora TTS, Quintana Díaz recibió el 1 por ciento de las acciones restantes de la compañía. Al mismo tiempo fue designado coadministrador de los bienes de la empresa, tarea que le tocó compartir junto con Ochoa Morales, quien por ese entonces ya rozaba 86 años de edad.

Los registros de la vida interna de TTS muestran que Ochoa Morales y Quintana Díaz tomaron distintas decisiones juntos.

Por ejemplo, el 18 de enero de 2007 cedieron de mutuo acuerdo amplios poderes legales y administrativos de la comercializadora a una veintena de abogados, la mayor parte vinculados con un despacho jurídico del Distrito Federal, PdeA Abogados.

Según consta en el acta de esa asamblea —de la que dio fe el notario 122 del Distrito Federal, Arturo Talavera— Quintana Díaz se incluyó en esa lista como uno de los apoderados, junto con otro abogado, Ricardo Zazueta Chávez, en aquel momento socio de PdeA. Ambos fueron compañeros en la Escuela Libre de Derecho en los años 90.

Es a partir de esa cesión de poderes que Zazueta comienza a jugar un papel importante en Comercializadora TTS y, sobre todo, en sus operaciones internacionales. Iniciaría un carrusel de compras que le llevarían a él y a Quintana Díaz a sumergirse de lleno en el mundo de los bienes raíces de Florida.

HACIA FLORIDA

En México el rastro documental de Comercializadora TTS se extiende al 26 de mayo de 2009. Fue ese día cuando, en una asamblea extraordinaria de la que dio fe el notario 122 del Distrito Federal, se revocaron los poderes de administración a la madre de Elba Esther Gordillo. Por ese entonces se encontraba ya hospitalizada y muy cercana a la muerte, que acontecería solo unas semanas después.

Acorde a un acta fechada ese mismo día, Héctor Jesús Hernández Esquivel fue designado como nuevo administrador de Comercializadora TTS. Es ahí donde aparece, por primera vez, un vínculo directo con el Partido Nuevo Alianza. En documentos de la Unidad de Fiscalización de los Recursos de los Partidos Políticos, del IFE, de 2009, se le menciona como “encargado de la Coordinación Ejecutiva de Finanzas del Panal”.

Enero de 2009 marca otro arranque. El de las actividades internacionales de Quintana Díaz y Zazueta. En paralelo a sus funciones en Comercializadora TTS, ambos se dieron a la tarea abrir, de forma rápida, distintas empresas de responsabilidad legal limitada en Miami, conocidas también como LLC. Sus acciones fueron bien documentadas por el gobierno de Estados Unidos: en el Departamento de Estado de Florida existen constancias de todas sus compras; ahí deben registrarse todas las compañías que quieren establecerse en esa entidad.

Los documentos del Departamento de Estado en poder de este diario, que aquí se presentan, detallan que la primera empresa establecida en Miami por Quintana y Zazueta fue Morocco Investments Group LLC, creada en enero de 2009 (el nombre coincide con el del país norafricano, visitado en el pasado por la maestra Gordillo Morales). En su acta constitutiva aparecen los nombres de ambos abogados como administradores y dueños.

A la primera empresa siguieron siete más. En un periodo de dos años, Quintana Díaz, Zazueta y la esposa del primero, Diana Robertson de Quintana, además de Laura de los Ángeles Díaz Rodríguez, registraron las empresas RZ, Altus, Angels, Prague, London, San Sebastian y Lisbon, siempre bajo la figura de responsabilidad legal limitada, que en buena medida les protege de acciones judiciales en Estados Unidos. Coincidentemente, las empresas comparten direcciones.

Dos fueron registradas en el 2100 de la calle Salzedo, en el barrio de Coral Gables, y seis se encuentran basadas en el edificio Waterford (un centro administrativo de oficinas baratas), en el 5805 de Blue Lagoon Drive, muy cerca del aeropuerto internacional de Miami. Comparten hasta la misma suite, la 300.

LA FIEBRE DEL TOWNHOUSE

Registros del Tesorero de Miami indican que las ganancias de algunas de estas empresas han sido mínimas, lo cual fortalece la noción de que su papel fue servir de cascarones para otro tipo de movimientos.

Altus, por ejemplo, contó con ingresos calculados en 90 mil dólares durante 2011, de los cuales fueron erogados en renta casi 25 mil. Pero la compañía ha tenido éxito en otros rubros. Junto con sus compañeras, ha adquirido numerosos bienes raíces.

En 2010, Altus formalizó la compra de una residencia de tres habitaciones, dos baños y mil 580 pies cuadrados. En el mercado se les llama townhouses: casas similares, que se extienden por varias calles. Ésta se ubica en el 11539 de Southwest 84th Lane, una comunidad semiprivada en el suroeste de la ciudad construida a semejanza de un suburbio.

Es una zona en la que, en promedio, una vivienda cuesta alrededor de 250 mil dólares.

No es la única casa a nombre de Altus. En documentos del valuador de propiedades del condado de Miami se reporta que la empresa es dueña de otro inmueble en la misma comunidad. Su domicilio: 8569 del Southwest 115th Place.

Hay más adquisiciones repartidas entre las empresas. Angels Investments Group, una de tantas compañías en la que aparece como principal dueño y administrador Álvaro Quintana Díaz (el mismo co-socio de la madre de Elba Esther Gordillo en Comercializadora TTS) tiene el 11557 del Southwest 84th Lane registrado a su nombre.

A nombre de Morocco Investments se compró en 2011 un departamento de reciente construcción en el sur de la ciudad, en la lujosa avenida Brickell. El inmueble está en el número 485, en un edificio que tiene vista a la marina y en el que el precio de unidad en el mercado se reporta en 222 mil dólares.

Otro departamento en la misma dirección, con un precio parecido, está registrado por una empresa de nombre similar a una de las creadas por Quintana: “Prague Investment Properties”.

En cuanto a esta última (Prague Investments LLC), también tiene propiedades en la comunidad privada en la que hay casas registradas a nombre de Altus y Angels. De hecho, sobre la misma calle que sus compañeros. Bajo su nombre hay registros de una Townhouse de 3 mil 600 pies cuadrados, ubicada en el 8549 del Southwest 115th Place. El valor de venta calculado en 2011 fue de 205 mil dólares.

Muy cerca, prácticamente a cuatro casas de distancia, en el 8559 del Southwest 115th Place, está otra residencia a nombre de London Investments. Costó, según revela el condado, 299 mil dólares.

San Sebastian Investments mantiene la propiedad ubicada en el 10525 del Southwest 112th Avenue, en otro suburbio de clase media, ubicado muy cerca del aeropuerto privado Kendall de Miami.

No muy lejos de ahí, en el 11457 86th Southwest Lane, Lisbon Investments es dueña de otra Townhouse valuada en 200 mil dólares. RZ Investments, por su lado, fue usada en la adquisición de otro departamento en el condominio North Vizcayne, en el 224 de Biscayne Boulevard, cerca de la marina. Su precio: 265 mil dólares.

EL PREVISOR... EL OTRO NEGOCIO

El Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal cuenta también con datos sobre la otra empresa vinculada por la PGR con Gordillo Morales: Gremio el Previsor SA de CV.

De acuerdo a los datos en poder de las autoridades locales, Gremio El Previsor fue registrada el 14 de abril de 2009 ante el notario 224 del Distrito Federal, Jesús Torres Gómez. En actas quedó asentado que Isaías Chávez y José Manuel Flores Díaz, los dos socios principales, aportaron cada uno 50 mil pesos.

El objeto de la empresa, que sólo estuvo en existencia tres años antes de ser disuelta, era “"todo lo relacionado con la construcción, operación, ejecución, mantenimiento y supervisión de todas clases de arquitectura y de ingeniería en general, incluyendo obras de infraestructura hidráulica y sanitaria”".

Claves

Las firmas LLC

- De acuerdo al Departamento del Tesoro de Estados Unidos, una empresa LLC puede ser utilizada para delitos de cuello blanco, principalmente para el envío de grandes cantidades de dinero de un país a otro.

- Estas empresas pueden utilizarse para esconder a sus verdaderos dueños y transferir miles de millones de dólares en giros internacionales”, advierte la dependencia estadunidense en su página de internet.