13 de agosto de 2013 / 01:18 p.m.

México • La reducción en el precio de los combustibles, como el gas y la electricidad, pudiera comenzar a aplicarse justo un año después de ser aprobada la reforma energética que propone el gobierno federal, señaló Emilio Lozoya, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En entrevista con Ciro Gómez Leyva para MILENIO Televisión, Lozoya mencionó que además de estos beneficios, también se espera la llegada de importantes inversiones en materia petrolera que permitirán la generación de al menos 500 mil plazas laborales directas en el corto plazo.

El director de la paraestatal aseguró que de ser aprobada en el Congreso la reforma propuesta ayer por el presidente Enrique Peña Nieto, los beneficios inmediatos que se esperan para el grueso de la población tienen que ver con una reducción significativa en las tarifas de luz eléctrica, así como con el costo del gas.

"Estimamos que a finales del primer año ya se estarían reflejando (los beneficios). Además de un crecimiento económico a partir de las inversiones que serían rápidas, eso le pega al PIB y genera más y mejores empleos", precisó.

Como parte de las inversiones que esperan para el sector energético, el directivo resaltó la generación de empleos, los cuales podrían ascender a 2.5 millones en el sector hacia 2025, principalmente para las ciencias petroleras, química, petroquímica e ingeniería mecánica, entre otras.

Como parte de la propuesta, los contratos de utilidad compartida que buscan aplicar para el ingreso de la iniciativa privada al sector energético contemplan el pago en efectivo y no con petróleo.

Lozoya explicó que esta tendencia tiene que ver con mantener la tenencia nacional de los hidrocarburos, apegado a lo que señala la Constitución.

"Nosotros nos fuimos con un modelo que rescata la historia del país. Cada barril debe ser pagado en efectivo y no en petróleo".

Los contratos que buscan aplicar en la exploración y explotación de los hidrocarburos también tienen como objetivo compartir los riegos que implican trabajos, principalmente en zonas de difícil acceso, como es el caso de los yacimientos en aguas profundas del Golfo de México, donde el factor de éxito oscila entre 20 y 50 por ciento.

De tal forma que los costos de no lograr resultados positivos en los pozos perforados no los siga asumiendo solamente Pemex, sino que ahora dicha responsabilidad también se reparta con las empresas interesadas en invertir en México.

Al preguntarle sobre el cambio en el régimen fiscal para Pemex, que permita reducir la tributación que entrega para el gasto corriente del gobierno federal, Lozoya mencionó que ésta premisa no es la solución total para lograr la eficiencia de la empresa.

Sin embargo, reconoció que es necesario aplicar los estándares que ya se utilizan en países como Colombia, con Ecopetrol, y Brasil, con Petrobras, quienes otorgan hasta 70 por ciento de sus ingresos.

De tal forma que este cambio permitiría a Pemex quedarse con al menos un adicional de 8 por ciento de sus utilidades, lo cual son recursos considerables que podrían ser utilizados en las actividades que realiza en materia petrolera.

REDACCIÓN