30 de julio de 2013 / 01:39 p.m.

En México, 500 mil personas que habitan en zonas urbanas se sumaron a las filas de la pobreza entre 2010 y 2012, debido a la pérdida de empleo y de poder adquisitivo, al estancamiento económico y al incremento del precio de los alimentos por encima de la inflación, informó Gonzalo Hernández Licona, secretario Ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“La cifra de pobres en México de 2010 a 2012 pasó de 52.8 millones a 53.3 millones de un total de 117.3 millones de habitantes, pero en ese mismo periodo, la pobreza extrema se redujo de 13 millones (11.3%) a 11.5 millones (9.8%)”, dijo Hernández Licona en conferencia de prensa.

La evaluación también arrojó que de 2010 a 2012 se incrementó el número de personas que no sufren ninguna carencia y que concentran parte de la riqueza nacional: de 22.8 millones a 23.2 millones, pese al estancamiento económico.

Del otro lado de la moneda, abundó, se encuentra la población con ingreso por debajo de la línea de bienestar mínimo, que oscila 20 por ciento, lo que equivale a 23.5 millones de personas. En grado de vulnerabilidad se encuentran actualmente 33.5 millones de mexicanos que, por falta de ingresos o pérdida de trabajo, puede caer en algún grado de pobreza.

En conferencia de prensa, Hernández también informó que 1 millón 400 mil personas que habitan en zonas marginales de estados como Oaxaca, Veracruz y Chiapas, dejaron de ser pobres extremos debido a las trasferencias económicas recibidas a través de Oportunidades y la ampliación del Seguro Popular.

No obstante “estos logros”, John Scott Andretta, investigador académico del Coneval, aclaró que 60 % de los habitantes en dichos estados sigue careciendo de educación, vivienda y servicios médicos de calidad.

Hernández Licona aclaró que el hecho de que los programas sociales no hayan cumplido con su cometido de erradicar la pobreza, como se había establecido y para lo cual se les han destinado 64 mil millones de pesos anualmente, no debe verse como culpa de 12 años de gobierno panista. “El gobierno federal, local y los congresos son responsables de las buenas y las malas noticias”, afirmó.

— BLANCA VALADEZ