REDACCIÓN
6 de septiembre de 2013 / 02:27 p.m.

San Petersburgo • El presidente Enrique Peña Nieto aclaró que agotarán las vías del diálogo para llegar a un acuerdo con los grupos inconformes (la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación) con la reforma educativa, sin embargo, aclaró que no hay marcha atrás.

 

""Queda claro, la reforma (educativa) ya fue aprobada, nada más espera mi regreso para la promulgación. La reforma va para adelante y el gobierno federal y estatal deberemos de trabajar para que de manera gradual se asegure una educación de calidad"", sentenció.

 

Así le respondió a Miriam Castillo, reportera de MILENIO, e insistió que el diálogo será lo que predomine, “pero la reforma ya quedó”.

 

Agregó que un grupo minoritario es el que se oponen a esta reforma “todos los maestros en México se encuentran trabajando y vamos a tener los mecanismos necesarios para que se trabaje de manera normal”, sostuvo.

 

Sobre la relación México-Estados Unidos tras la revelación del presunto espionaje, Peña Nieto aclaró que el presidente Barack Obama se comprometió a llegar hasta las últimas consecuencias para castigar a él o los culpables de esta acción.

 

""Nuestra relación no va a cambiar, tenemos que trabajar"", sostuvo.