19 de mayo de 2013 / 02:07 a.m.

Ciudad de México • La bancada del PRI en la Cámara de Diputados aseguró que las reformas financiera, energética y hacendaria “son su prioridad”, por lo que descartó aprobar, al menos este año, la iniciativa en materia electoral que presentó el presidente del PAN, Gustavo Madero y su fracción en San Lázaro.

En entrevista el vicecoordinador del grupo parlamentario, Manuel Añorve, explicó que están abiertos a la discusión de la propuesta, por lo que llamó a la instalación de mesas de diálogo con los gobernadores, congresos locales y demás interesados en la materia para analizar la desaparición del Instituto Federal Electoral (IFE).

“El PRI como prioridad tiene en este momento la reforma financiera, estamos invitando a otrosgrupos parlamentarios para que podamos en julio, en un periodo extraordinario, llevarla a la agenda nacional de discusión.

Esta reforma es muy importante tiene como beneficios: bajar las tasas de interés, ampliar el crédito a personas físicas y morales, y obviamente la generación de empleo, así como la competitividad necesaria entre las empresas mexicanas”, detalló.

Mencionó que el momento idóneo para la discusión de la iniciativa emanada del Pacto por México, es una vez que concluyan las elecciones en 14 estados, el próximo 7 de julio, a fin de no politizar el análisis.

“Estoy claro que no podemos involucrar el tiempo electoral del país con el trabajo legislativo. Lo posible, lo viable es que en julio podamos tener un periodo extraordinario y terminar con los pendientes nacionales. Posteriormente, en septiembre abrir el debate para la reforma energética y hacendaria, que son prioridad de los mexicanos”, dijo.

En tanto, Arturo Escobar, coordinador del Partido Verde en la Cámara de Diputados, aseguró que los municipios de nuestro país realizan tareas fundamentales y deben recibir todo el apoyo para lograr elevar su eficiencia.

Recalcó que se vuelve necesario que la recaudación de los municipios se incremente y se logre de una vez por todas elevar su participación, generando incentivos y limitando las transferencias federales, logrando así disminuir la dependencia de las mismas, que muchas veces rebasa el 90 por ciento de sus ingresos.

“Los presidentes municipales de nuestro país, enfrentan con gran valentía y dinamismo las tareas que les son encomendadas, son ellos quienes se encuentran en contacto directo con las necesidades más apremiantes de los ciudadanos y en muchas ocasiones no tienen al alcance las herramientas necesarias para atenderlas”, aseguró.

Israel Navarro