15 de octubre de 2013 / 09:25 p.m.

México.- La Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASPA) aseveró que la iniciativa de reforma hacendaria contempla un gravamen al consumo de turbosina que pondría en riesgo la viabilidad de la industria aérea mexicana.

"Los pilotos expresamos nuestro absoluto rechazo al gravamen de la turbosina, pues es una propuesta que carece de sentido económico e incluso ambiental y sólo pondrá en riesgo el crecimiento de la industria aérea mexicana y los miles de empleos que ésta genera", subrayó el secretario general de ASPA, Carlos Manuel Díaz Chávez Morineau.

En un comunicado, el dirigente de pilotos de aviación explicó que la iniciativa incluye crear el denominado Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que grava con 18.71 centavos el litro de turbosina.

La propuesta del impuesto tiene fines extra-fiscales y busca encarecer el precio de la turbosina para desincentivar los viajes por avión, sin tomar en cuenta que México carece de industria ferroviaria y carretera adecuada para su conectividad, siendo el avión el medio de conexión ideal para este país, refirió.

Comentó que hoy en día la aerolíneas mexicanas tienen una flota moderna con estándares internacionales que producen hasta 20 por ciento menos de Bióxido de Carbono (CO2); e incluso, han pedido 220 aviones de última generación.

Una de las inversiones más importantes es de Aeroméxico, empresa que además hace un par de años inauguró sus vuelos verdes, agregó.

"Así que las aerolíneas mexicanas si están colaborando con la reducción de gases contaminantes y están invirtiendo en nuevas tecnologías, por lo que desde el punto de vista ambiental este impuesto no se justifica", remarcó.

Refirió que la propuesta de este nuevo impuesto tampoco se justifica desde el punto de vista económico, pues a diferencia de otros combustibles, la turbosina no cuenta con subsidios.

"Por el contrario, cargar turbosina en México es entre tres y siete por ciento más caro que en aeropuertos de Estados Unidos", asentó.

Díaz Chávez Morineau detalló que a nivel industria, el IEPS tendrá un impacto de más de mil millones de pesos anuales, lo cual implica un carga excesiva por manejo que cobra Pemex, un sobrecosto que no existiría si hubiera condiciones de competencia en la distribución de este combustible.

Puntualizó que crear el IEPS reducirá todavía más las condiciones de competitividad de las aerolíneas mexicanas porque el impuesto recaerá sobre ellas, toda vez que las líneas aéreas extranjeras podrán evitar su pago.

Asimismo, señaló que se reflejará en un incremento en el precio de boletos, menor de tráfico de pasajeros, reducción de rutas, de planes de inversión de las aerolíneas y, consecuentemente, de la creación de empleo en la industria aérea.

"Hacemos un llamado al Congreso de la Unión para no aprobar este gravamen, que sólo se sumará a las inequidades que padece la industria aérea mexicana frente a la de otros países".

"Los pilotos de ASPA rechazamos este impuesto que mermará la competitividad de nuestras aerolíneas y pondrá en riesgo miles de empleos que dependen de este sector", enfatizó.

Notimex