MIRIAM CASTILLO
1 de junio de 2013 / 09:11 p.m.

México • En los primeros seis meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto las variaciones en los indicadores del país han sido pocas.

Pese a las políticas concentradas en materias de seguridad, economía y educación, las cifras no han mostrado movimientos.

En términos económicos, el INEGI reportó en mayo un crecimiento de 0.48 por ciento para el primer trimestre del año, justo en el periodo en el que el gobierno federal enfocó sus esfuerzos en solicitar y promover un mayor ritmo.

Asimismo, tuvo que modificar la estimación del crecimiento anual de 5.1 por ciento a cerca de 3 por ciento para este primer año.

Incluso el mandatario consideró las cifras como “insatisfactorias” y se pronunció por aplicar políticas públicas para mejorar la tendencia.

Peña también instruyó a hacer diversas modificaciones a los sistemas de seguridad y la estrategia que se seguiría en cada estado.

De inicio se focalizaron los esfuerzos en algunos municipios y se aplicaron técnicas especializadas y concentradas; sin embargo, hasta ahora no se han podido lograr cifras precisas sobre los asesinatos o las cifras de inseguridad en el país.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP), del 1 de diciembre de 2012 al 31 de abril de 2013 se registraron 7 mil 907 homicidios dolosos.

De ellos, a decir de la Secretaría de Gobernación, 5 mil 296 estuvieron relacionados con delitos federales, contrastando con los 6 mil 432 reportados en los últimos cinco meses del sexenio de Felipe Calderón.

No obstante, los números relacionados con los homicidios dolosos sumaron 2 mil 611 en los primeros cuatro meses de gobierno, mientras que en el mismo lapso pero de 2012, la cifra fue prácticamente igual, con 2 mil 543 homicidios.

Durante los seis primeros meses de este gobierno también se llevaron a cabo las modificaciones al plan con el que se enfrentará al crimen organizado.

El país se dividió en cinco regiones, coincidentes con otras de atención económica y educativa, y también se concentraron recursos en 500 municipios en los que se combina la violencia y la pobreza extrema.

Hasta ahora, después de diversas reuniones que se realizan por cada una de las regiones en las que se dividieron los estados, no se ha dado un balance en específico sobre la variación de la violencia.

Uno de los mayores activos que promueve Peña Nieto es el Pacto por México, que se firmó al inicio de la administración, pero su desarrollo sufrió dos interrupciones debido a amagos de los partidos de oposición y a denuncias relacionadas con desvío de fondos por parte de la Secretaría de Desarrollo Social.

Según el calendario inicial con el que se firmó el Pacto, se tiene un desfase en la presentación de las iniciativas. No obstante, se logró la aprobación de las reformas educativa y de telecomunicaciones, así como la presentación del proyecto para la financiera.

A lo largo de los seis primeros meses de gobierno, dentro de las cinco metas que se fijaron para el sexenio también se destacó el asunto internacional.

El Presidente viajó durante ese periodo ocho veces al extranjero, con el fin de promover a México como destino de inversiones e impulsar la candidatura de Herminio Blanco al frente de la Organización Mundial de Comercio.

El puesto quedó finalmente en manos de su opositor, el brasileño Roberto Valadez. Asimismo, el mandatario efectuó encuentros bilaterales con los presidentes de prácticamente todas las naciones latinoamericanas y algunas más de la Unión Europea.