AP
10 de febrero de 2016 / 03:40 p.m.

Turquía.- El presidente turco respondió airadamente el miércoles a Naciones Unidas por haber exigido a Turquía abrir sus fronteras a decenas de miles de refugiados sirios acusando a la organización mundial de inefectividad en la crisis de los refugiados y de no compartir la carga como Turquía.

Turquía, que ya alberga a unos tres millones de refugiados —2,5 millones de ellos sirios— suministra asistencia a la nueva ola de refugiados en campamentos de desplazados dentro del sector sirio de la frontera. Ha cerrado un cruce fronterizo a los refugiados, lo que motivó a la agencia de la ONU para refugiados a reclamar a Turquía que admita "a todos los civiles que huyen del peligro y buscan protección internacional como lo han hecho desde el comienzo de esta crisis".

Recep Tayyip Erdogan respondió a esa demanda diciendo que la ONU ha suministrado 455 millones de dólares a Turquía en comparación con los 10.000 millones de dólares que Turquía ha gastado en los refugiados desde 2011.


"¿Qué dicen Naciones Unidas? 'Abran las fronteras a los refugiados' ¿Entonces para qué están? ¿Cuál es su utilidad?", se preguntó Erdogan. "Hemos acogido hasta ahora a tres millones de sirios e iraquíes. ¿Cuántos han recibido ustedes? ¿Qué países los acogió?"

El miércoles, Suleyman Tapsiz, gobernador de la provincia fronteriza de Kilis, dijo que Turquía admitió a 12 sirios que resultaron gravemente heridos por los bombardeos sirios y rusos cerca del pueblo de Tel Rifaat, en el norte de Siria. Uno de ellos murió y los otros permanecían en situación estable, dijo a la emisora NTV.

El gobernador negó que Turquía hubiese cerrado sus fronteras a los refugiados e insistió en que ha preferido asistir a los recién llegados a los campamentos para desplazados del otro lado de la frontera, pero agregó que los dejará entrar si se hace necesario más adelante. "Nuestra puerta no está cerrada", afirmó. "No hay necesidad de recibirlos porque se están atendiendo todas sus necesidades".

Horas antes, la agencia estatal de noticias turca informó que militares turcos retuvieron a un grupo de 34 personas en la frontera con Siria e incautaron su equipaje, que contenía cuatro chalecos suicidas y explosivos.

La guerra en Siria contra el gobierno del presidente Bashar Assad ha dejado hasta ahora más de 250.000 muertos y ha obligado a millones de personas a abandonar sus hogares desde que estalló en 2011.

Recientemente, una ofensiva del gobierno sirio respaldada por Rusia en torno de Alepo ha hecho que decenas de miles de personas huyeran hacia la frontera turca en los últimos días.