20 de diciembre de 2014 / 05:07 p.m.

Tokio.- Un sismo de 5.8 grados en la escala de Richter sacudió hoy a la norteña isla japonesa de Honshu, al este de la prefectura de Fukushima, sin que se reporten víctimas, graves daños materiales, alerta de tsunami o riesgo en las plantas nucleares.

La Agencia Meteorológica de Japón (JMA) informó que el temblor ocurrió alrededor de las 18:30 horas locales (09:30 GMT) y tuvo una magnitud de 5.8 grados Richter y 4.0 en la escala japonesa, que llega hasta el nivel 7.0.

El epicentro del sismo se ubicó frente a la costa de la prefectura de Fukushima, a una profundidad de 40 kilómetros bajo el lecho marino, informó la JMA, según un reporte de la edición electrónica del diario The Japan Times.

El terremoto se sintió con fuerza en el distrito Nakadori de Fukushima, así como en las zonas norte, centro y sur de la vecina prefectura de Miyagi y en varias partes de la prefectura de Ibaraki, que se ubica más al norte del territorio japonés, destacó el reporte de la Agencia.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), encargado de monitorear la actividad sísmica global, informó por su parte que el sismo fue de 5.9 grados y sus epicentro se localizó a 36.85 kilómetros de profundidad, a 37.4 grados de latitud norte y 141.5 longitud este.

Las autoridades locales no han reportado sobre víctimas fatales o heridos como consecuencia del terremoto, ni sobre graves daños materiales o la posibilidad de un tsunami, pese a las 17 réplicas registradas hasta la noche de este sábado (tiempo de Tokio).

La compañía Tokyo Electric Power (TEPCO), operadora de las plantas nucleares Fukushima I Y II, aseguró que el fuerte sismo no causó daños a ninguna de las instalaciones de los complejos, ni existe el riesgo de fuga de energía atómica.

El movimiento telúrico se registró en medio de los reportes emitidos esta mañana por varios medios de comunicación sobre que sismólogos japoneses vaticinan un gran terremoto en Tokio en los próximos 30 años, de acuerdo con los datos sobre estudios de las placas tectónicas.

"Los registros indican que las placas subterráneas interactúan a una profundidad menor que en otras ocasiones, de ahí que se eleve el peligro de un sismo de gran magnitud en la región de Kanto, donde está Tokio y viven unos 42 millones de personas", según el reporte del diario.

Las ciudades con mayores posibilidades de enfrentar un gran movimiento telúrico fuera de la región de Kanto son la sureña Kochi; la norteña Nemuro, en la isla de Hokkaido; la central Shizuoka, y Osaka, la tercera ciudad más habitada de Japón.

El archipiélago japonés se localiza dentro del llamado anillo de fuego del Pacífico, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, por lo que sufre terremotos con frecuencia.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX