MIRIAM CASTILLO Y REDACCIÓN
1 de junio de 2013 / 06:30 p.m.

Guatemala • El presidente mexicano Enrique Peña Nieto destacó el avance, la madurez y evolución democrática alcanzada en el país a 12 años de la primera transición, y aseguró que el Pacto por México no es solo una mesa de negociación política, sino que va más allá, porque asegura los cambios que el país necesita.

En el foro Guatemala Investment Summit 2013, el mandatario mexicano manifestó que a partir de 2000 la primera transición democrática vino a cambiar el orden de las cosas en lo político y demandar un nuevo acuerdo, así como nuevas condiciones para la relación entre las fuerzas partidistas.

Destacó que a 12 años de ese paso, "y en una nueva transición democrática", cuando el PRI recuperó la Presidencia de la República, "hoy puedo dar testimonio del avance de la madurez y de la evolución política que México ha observado en estos años".

"México en 2000 tuvo su primera transición democrática, en la que un partido, el que hoy represento, había gobernado durante más de 70 años y a partir de esta apertura política y condiciones para brindar una mayor pluralidad se hizo posible que se hiciera la primera transición democrática en el país", sostuvo.

En ese contexto, Peña Nieto aseguró que el clima de madurez política favoreció al Pacto por México entre los principales partidos y el gobierno federal, para impulsar una agenda de trabajo y modificar el contexto legal para un mayor desarrollo de la nación.

Ante empresarios y su homólogo de Guatemala, Otto Pérez, el mandatario mexicano afirmó que el Pacto no se trata solo de una mesa de negociación política, "va más allá, es una mesa de diálogo constructiva y propositiva para asegurar los cambios que México necesita".

"Y esto deja ver con toda claridad el nivel de evolución y de madurez política en democracia que México está experimentando", agregó.

Expuso que ese clima está permitiendo que en México hoy estén teniendo lugar importantes reformas estructurales como la laboral, educativa y de competencia económica, entre otras.

Destacó también que la democracia no se reduce a un proceso electoral, sino que debe trascender para que dé espacio a la concreción de acuerdos que hagan posible los cambios, reformas, aplicación de políticas públicas que con gran consenso y respaldo político hagan posible mayor desarrollo y progreso para la nación.

El mandatario llamó a que la democracia trascienda las urnas y los entornos electorales y que sea una muestra clara de la madurez que está experimentando el país.

"El Pacto por México no se trata solamente de una mesa de negociación política. Que sin duda es una mesa, o un acuerdo, que favorece al diálogo o al acuerdo político, pero va mas allá, no es solamente una mesa de negociación es un mesa de diálogo y una constructiva y propositiva para asegurar los cambios que México necesita. Esto deja ver con toda claridad el nivel de evolución y madurez política en democracia que México está experimentando y que todo ello sea parte de la condición de normalidad democrática que viva nuestro país", dijo el mandatario.