12 de abril de 2013 / 08:30 p.m.

El subsecretario de la dependencia, Carlos Alberto de Icaza, señaló que la iniciativa que se discute en el Senado norteamericano ayudará en la lucha contra el tráfico de armas, sobre todo las convencionales.

 Ciudad de México • Ante el creciente problema que existe sobre el trasiego de armas entre México y Estados Unidos, la iniciativa que se debate actualmente en el Senado norteamericano representa una oportunidad histórica para la regulación en su venta, lo que ayudaría en la lucha contra el tráfico de éstas, aseguró el subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos Alberto de Icaza.

Sin embargo, el diplomático reconoció que el contrabando de armas en la frontera entre ambos países sigue representando un problema fundamental, que pese a la cooperación de Estados Unidos prevalece.

En este sentido aseguró que esta iniciativa, que podría ser aprobada este viernes, puede convertirse en el primer paso para limitar la adquisición de armas convencionales que se convierten en territorio mexicano en principal riesgo y detonador de la violencia.

Durante la conferencia "Política Exterior del nuevo Gobierno", impartida en la Universidad Anáhuac, el subsecretario aseguró que la eventual reforma migratoria que se pueda alcanzar en el país vecino es otro de los elementos de gran interés para el presidente Enrique Peña Nieto.

Por ello, afirmó que el gobierno de México se encuentra listo para acompañar el proceso derivado de esta reforma y se estará colaborando con nuestros connacionales para garantizar el resto a sus derechos humanos y laborales de quienes podrían dejar de permanecer en la ilegalidad.

Recordó que durante el 2011 la Secretaría de Relaciones Exteriores resolvió al menos 200 mil casos de protección diplomática a trabajadores migrantes "que han hecho una contribución muy positiva e importante a la economía de los dos países y sus familias".

CAROLINA RIVERA