NOTIMEX
24 de junio de 2016 / 03:06 p.m.

Reino Unido.- El Reino Unido tendrá que activar el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país del bloque de naciones que será utilizado por primera vez.

El primer ministro británico, David Cameron, quien anunció su renuncia con efecto a partir de octubre, afirmó que no activará el artículo 50.

“Creo que es lo correcto que el nuevo primer ministro tome la decisión acerca de activar el Artículo 50 y comenzar el proceso formal y legal para una salida de la UE”, dijo esta mañana.

Es decir, será el próximo líder del Partido Conservador y primer ministro quien deberá notificar su intención al Consejo Europeo, que estará a cargo de proporcionar las directrices para la retirada.

Esta es la primera vez que el Consejo Europeo recurrirá al Artículo 50 para la salida de uno de sus miembros.

De acuerdo con el Tratado de Lisboa que entró en vigor el 1 de diciembre de 2009, el artículo 50 contempla un plazo de hasta dos años para que el Reino Unidos se retire de la Unión Europea.

El periodo de dos años comienza a partir de la notificación de la salida, pero el Consejo puede decidir de manera discrecional prolongar dicho período.

Los expertos señalan que Reino Unido deberá negociar condiciones favorables para evitar una espiral económica.

“Para prevenir una espiral económica de bajada y la desilusión popular, el Reino Unido deberá negociar un acuerdo con la UE que conserve el acceso al mercado único europeo para favorecer la economía británica", señaló hoy Robin Niblett, director de Chatham House.

El director del influyente “think tank” advierte que los políticos deberán propiciar una salida que evite una brecha ancha entre la retórica política y las realidades que va a enfrentar el Reino Unido.

En el mejor de los escenarios, Reino Unido podría llegar a un acuerdo con la UE para propiciar una salida favorable y expedita.

Entre los temas más importantes se encuentra el acceso al mercado único y las condiciones para viajar, vivir y trabajar en los 27 países del bloque.

En el peor de los casos, los 27 miembros del organismo europeo podrían aplazar la salida ya que tienen que acordar de manera unánime las condiciones de la partida, en una negociación que podría tomar años.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió antes del referendo que los acuerdos pueden tomar hasta siete años, periodo en el cual el Reino Unido estaría en el limbo.

Mientras los procesos de negociación estén en marcha, “el Reino Unido sigue siendo miembro de la Unión Europea, con todos los derechos y obligaciones que derivan de esto,” señalaron hoy los líderes de la UE en un comunicado.

En 1973 Reino Unido se unió a la Comunidad Económica Europea (CEE), que fue el antecedente de la UE. Tras 43 años de una unión económica, política y de colaboración, la salida podría generar un periodo largo de incertidumbre.

Los analistas han comparado la ruptura con Bruselas como un divorcio donde las partes deben repartirse los bienes, los niños, y las cuentas bancarias.

Cualquier país que se haya retirado de la UE puede solicitar unirse de nuevo si se somete al procedimiento de adhesión que incluye el acceso al mercado común, la adopción del euro y de la zona Schengen libre de fronteras -que Reino Unido nunca aceptó.