AP
22 de septiembre de 2016 / 01:28 p.m.

BEIJING. — Las autoridades en China están en el ojo del huracán por la fallida remodelación de una sección de la muy apreciada Gran Muralla, de 700 años de antigüedad.

El proyecto implicó la remodelación de 8 kilómetros de la sección Xiaohekou de la muralla. Los trabajos oficialmente se realizaron para evitar más deterioro causado por la naturaleza.

Reportes indicaron que la sección fue cubierta con arena y otros materiales, protegiéndola pero haciéndola ver como un sendero elevado para bicicletas situado en medio de colinas arboladas.

Remodelan la Gran Muralla China con ¿cal y cemento?
El material que se usó la hace ver como un sendero elevado para bicicletas situado en medio de colinas arboladas. |  AP

Pero a la vez, otros reportes lamentaron la incoherencia del proyecto y el uso de varios materiales en diferentes lugares, como cal, argamasa y concreto.

Ding Hui, jefe de la Oficina de Antigüedades Provinciales de Liaoning, dijo el miércoles que el proyecto concluyó hace dos años y se realizó en tres meses como parte de un plan de remodelación del gobierno, de acuerdo con el diario Beijing News.

"Realmente fue una remodelación fea", reconoció Ding.

La sección de la muralla construida durante la Dinastía Ming en 1381 está en el condado de Suizhong, en Liaoning, frontera con la provincia de Hebei. La Gran Muralla China es Patrimonio de la Humanidad protegido por la UNESCO desde 1987.

Los cálculos sobre su longitud varían, pero de acuerdo con la UNESCO, mide más de 20 mil kilómetros.

Un funcionario de la Oficina de Cultura en la ciudad de Huludao, que supervisa Suizhong, dijo por teléfono que el plan de remodelación fue aprobado por la Administración Estatal de Reliquias Culturales.

"La vieja muralla estuvo muy dañada durante mucho tiempo y el trabajo de remodelación fue realizado con la intención de evitar que se viniera abajo y fuera barrida por la lluvia", dijo el funcionario, quien no dio su nombre debido a que no estaba autorizado para hablar con la prensa.

Las oficinas de reliquias culturales, tanto de los condados como las provincias, no contestaron el teléfono para comentar al respecto.