18 de junio de 2014 / 01:29 a.m.

California.- Las heces de perro fueron demasiado para el alcalde de un suburbio adinerado de Los Ángeles, Estados Unidos.

El periódico The Pasadena Star-News (http://bit.ly/1kLDwcZ ) reportó que el alcalde de San Marino, Dennis Kneier, renunció el martes ante la indignación de los habitantes por haber arrojado una bolsa con heces de perro en la propiedad de un adversario político.

Kneier encontró la bolsa con las heces el 7 de junio y la arrojó a propiedad de Philip Lao.

Lao reconoció al alcalde en un video de vigilancia y llamó a la policía. El video se viralizó.

En su carta de renuncia, Kneier dijo que sus acciones fueron desconsideradas e irrespetuosas, y que renuncia porque el incidente sigue siendo vergonzoso para él y para la ciudad.

FOTO: Especial

AP