25 de septiembre de 2013 / 01:08 a.m.

Villahermosa Centro • El dirigente del PRD en Tabasco, Roberto Romero del Valle, anunció este martes su renuncia al cargo antes de que se revelen audios en los que habla en contra del gobernador Arturo Núñez Jiménez.

"Como saben desde hace varios días ha venido circulando el rumor de que existe una grabación realizada por individuos claramente identificados, donde se me escucha realizar una serie de comentarios del todo inapropiados y desafortunados respecto a diversas personas y servidores públicos, entre ellos, el gobernador del estado".

"(De Núñez) Manifesté expresiones con la mayor ligereza e irresponsabilidad, debo reconocer que fueron igualmente desafortunadas, fruto de la coyuntura en que se dio la reunión con las personas que realizaron la grabación", sostuvo.

Advirtió que el audio "ha sido y será manipulado, editado, y descontextualizado para explotarlas políticamente en mi contra, y de nuestro gobierno, contra ello, no puedo decir más que no he cedido, ni cederé a ningún chantaje, como ha sido la regla de mi vida".

Hasta este martes, se desconoce el contenido exacto de las grabaciones, salvo lo dicho por el propio Romero del Valle. "Me equivoqué al pensar que hablaba con personas honorables", lamentó.

La grabación la realizó hace un mes el entonces dirigente del PRD en el municipio de Huimanguillo, Domitilo Cruz Valenzuela, quien fue destituido de su cargo por el propio Romero del Valle el pasado 29 de agosto, tras denunciar actos de corrupción del alcalde perredista de ese municipio, Francisco Sánchez Ramos.

El domingo pasado, el depuesto dirigente advirtió en un programa de televisión que tenía el audio. "Yo le tengo una sorpresita al amigo, que no se la espera, porque la verdad él se prestó a la corrupción; tuve una reunión con él y me dijo 'no Domitilo, no te metas en problemas, deja que siga la administración así', que no diga cómo es Pancho Sánchez", indicó.

En ese programa, Cruz Valenzuela indicó que la grabación ya se la había hecho llegar al gobernador del estado, Arturo Núñez.

ANTONIO VILLEGAS