reuters
19 de mayo de 2015 / 11:58 a.m.

ginebra.- Guinea y Sierra Leona reportaron 35 nuevos casos de ébola la semana pasada, cuatro veces más que en los siete días previos, un recordatorio de que el virus "no se irá tranquilamente", dijo el martes un funcionario de alto rango de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Requerirá un esfuerzo extraordinario finalizar el trabajo", dijo el representante especial para el ébola de la OMS, Bruce Aylward, en una conferencia a la que asistieron ministros de Salud.

"Con el inicio de la temporada de lluvias hoy, el esfuerzo (...) será mucho más difícil", añadió, refiriéndose a mayores desafíos logísticos.

El presidente de Ghana, John Dramani Mahama, dijo el martes que el bloque regional africano ECOWAS esperaba que no hubiera ninguna infección con ébola en África occidental "en los próximos meses, sino semanas".

Los 35 nuevos casos en la semana finalizada el 17 de mayo fueron en seis distritos de Guinea y Sierra Leona, con predominio de Guinea, dijo Aylward. La semana anterior se habían confirmado nueve casos.

Liberia, el otro país duramente afectado en la región había sido declarado libre de ébola este mes.

"El virus ha mostrado cuán fácil es que un sólo viajero internacional o un entierro sin medidas de seguridad reactiven la epidemia nuevamente", dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan.

La agencia de la ONU dijo el lunes que creará un fondo de contingencia de 100 millones de dólares para asegurarse de no volver a verse "abrumada" por una crisis importante como sucedió recientemente con la epidemia de ébola, que ha causado la muerte de más de 11 mil personas desde diciembre de 2013.