9 de abril de 2014 / 08:30 p.m.

California.- Un buque de la armada que transportaba a una familia cuya embarcación se averió en el Océano Pacífico con una bebé enferma llegó a California.

Una portavoz de la armada, la teniente Lenaya Rotklein, dijo que el buque con la familia Kaufman llegó el miércoles a la base naval de San Diego.

Seis días antes, Charlotte y Eric Kaufman habían usado su teléfono satelital para pedir ayuda a 1.450 kilómetros (900 millas) de las costas de México después que su bote se averió y su hijita Lyra de un año vomitaba y padecía diarrea y fiebre. Su otra hija de 3 años también estaba en la embarcación.

Fueron rescatados el domingo por miembros de la Guardia Aérea Nacional de California que descendieron con paracaídas hasta el bote de 12 metros (36 pies) el mismo día que hicieron el llamado. La nave de la armada llegó el domingo.

La niñita respondió rápidamente a un medicamento para síntomas parecidos a la salmonela.

Los Kaufman prefirieron no hablar públicamente. Desean atender primero a su hijita y descansar, dijo la hermana de Charlotte, Sariah English.

La decisión de los Kaufman de navegar alrededor del mundo con Lyra y su hermanita Cora provocó críticas de quienes los acusaron de poner en peligro a las niñas y elogios de quienes manifestaron su admiración por su valor y determinación de perseguir un sueño.

"Los rescatistas tuvieron que arriesgar sus vidas para ayudar a la gente que hace estas estupideces a propósito y no creo que eso esté bien", comentó Margaret Dilloway, una novelista de San Diego que tiene tres hijos, y opinó que la familia debería pagar parte del costo de la operación de rescate.

"Probablemente irán al programa 'Today' para hablar sobre esto, y escribirán un libro, conseguirán una miniserie y 15 minutos de fama porque es así como nuestro país tiende a recompensar a la gente que elige ponerse así y a sus hijos en peligro", agregó Dilloway.

English no cuestionó la decisión de la familia. Dijo que les apasiona la navegación. La familia había navegado en esa embarcación, Rebel Heart, durante siete años antes de que se averiara. Los rescatistas tuvieron que hundirla porque estaba haciendo agua.

"Charlotte y Eric crían a sus hijas como les parece", dijo English. "Están muy atentos a la seguridad de las niñas. Es su preocupación número uno y no lo hacen ciegamente. Son padres buenos y responsables".

AP