FERNANDO DAMIÁN
20 de junio de 2013 / 10:35 p.m.

Ciudad de México • El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación expresó el compromiso de los maestros con la reforma educativa y la evaluación docente, pero advirtió que "la reforma cuesta" y demandó por ello garantizar los recursos necesarios para elevar la calidad de la enseñanza y otorgar estímulos a los profesores.

Al entregar sus observaciones sobre la reglamentación de la reforma educativa en la Cámara de Diputados, el dirigente magisterial Juan Díaz de la Torre se desmarcó de las protestas de la disidencia y dijo que a los mentores que se resistan a la capacitación, "¡ni cómo ayudarlos!".

En su intervención ante los diputados integrantes de la Comisión de Educación y Servicios Educativos, Díaz de la Torre puntualizó:

"La reforma cuesta, la reforma trae necesidad de inversión y por supuesto los maestros estaremos con las reformas estructurales que el país necesita, la hacendaria, la fiscal, aquello que permita la posibilidad de recursos para nuestra escuelas, equipamiento, infraestructura, formación continua, actualización docente y salarios también", remarcó.

Dijo a los diputados federales que los profesores están de acuerdo con la evaluación docente, pero demandó igualmente estímulos económicos a los mentores, pues no basta con "palmaditas en la espalda" ni diplomas del Día del Maestro.

Ese es el reto, agregó, "y quien no esté a la altura del desafío de mejorar su práctica profesional, lo digo puntual y públicamente: quien no tenga la disposición de ir a la evaluación desde la perspectiva de mejorar su desempeño profesional y luego la capacitación que se desprende de ella, ¡ni cómo defenderte, compañero!".

Díaz de la Torre negó asimismo que el gremio magisterial se oponga a la reforma educativa:

"Jamás los maestros mexicanos se han opuesto a las transformaciones del país, no sólo no se han opuesto, sino las han acompañado y en muchas ocasiones han estado al frente de las mismas. Hoy no será la excepción. No es retórica, ni un discurso cuando afirmamos que los maestros mexicanos estamos comprometidos con el espíritu, los objetivos y los contenidos de la reforma educativa".

En su turno, el presidente de la Cámara de Diputados, Francisco Arroyo Vieyra, reafirmó el compromiso de escuchar a los maestros mexicanos para que las leyes reglamentarias en materia educativa reflejen las garantías de certeza y el apoyo del Estado mexicano, a efecto de que asegurar las herramientas necesarias para su buen desarrollo profesional.

"Los maestros mexicanos han sido los aliados históricos del Estado mexicano. Son garantes de los valores de la educación pública, laica, gratuita y obligatoria", arengó.