11 de abril de 2013 / 04:40 p.m.

Ciudad de México • El gobernador Ángel Aguirre Rivero respondió hoy al ultimátum lanzado ayer por la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) al afirmar que no "nos van a poner de rodillas y mucho menos nos van a someter a actitudes amenazantes".

Aguirre Rivero calificó de "delicado" y "amenazante" el discurso de la CRAC, que exigió ayer a los gobierno estatal y federal la instalación de una mesa de negociación con el magisterio disidente, o de lo contrario, advirtió, iniciarían una estrategia de presión.

"Estoy de acuerdo en ir privilegiando el diálogo, pero tampoco nos van a poner de rodillas y mucho menos nos van a someter a actitudes amenazantes", dijo en entrevista con Sergio Sarmiento en Radio Red.

El gobernador de Guerrero informó que este mediodía se reunirá en Chilpancingo con el líder de la CRAC, Eliseo Villar, “para dejar muy clara nuestra postura de invitarlo a que reflexione, que medite y obviamente, aquí sea a través del diálogo como los maestros de la CETEG vuelvan a presentar sus inquietudes”.

Este miércoles, Eliseo Villar dio menos de 24 horas al gobierno guerrerense para atender las demandas del magisterio.

“"Exigimos una mesa de negociación, de lo contrario, el día de mañana mismo (este jueves), a partir de las 12 del día, la policía comunitaria estará accionando con el plan A. Hacemos responsables a los gobiernos estatal y federal de lo que pase si agotamos dicho plan, pues pasando al plan B, la policía comunitaria tiene sus propias estrategias de cómo emprender una lucha en su segunda etapa"”, afirmó.

Entrevistado por MILENIO ayer, Eliseo Villar dijo que el uso de la violencia en las manifestaciones dependerá de la respuesta que obtengan del gobierno.

El gobernador Ángel Aguirre dijo este jueves que Eliseo Villar, “"más allá de que sea maestro y sea simpatizante de la CETEG, no puede de ninguna manera involucrarse en actos de carácter político”".

Aguirre Rivero afirmó que los maestros disidentes “"han emprendido una campaña para distorsionar el espíritu de la reforma educativa federal"” y acusó que muchas de las personas que acudieron ayer a la manifestación fueron presionadas y engañadas.

“"Ayer muchos de los que acudieron a esta manifestación son padres de familia, que algunos son presionados; otros, obviamente, fueron engañados, señalándoles que la intención tanto del gobierno federal como del gobierno del estado es cancelar la gratuidad en Guerrero, cosa que es totalmente absurda, totalmente apartada de la realidad.

“"Hoy voy a emprender una campaña municipio por municipio a través de diferentes vías, tanto a través de los medios, de funcionarios y de gente de la sociedad civil que están a disposición de ir a informar que no hay en ningún momento esa intención"”, dijo.

Consideró que lo ocurrido ayer es algo inédito en Guerrero y que “"no puede de ninguna manera mezclarse la actividad a la que se ha desarrollado durante muchos años la CRAC, que ha sido contribuir a la seguridad de sus pueblos y sus comunidades indígenas, con una situación de orden político"”.

El gobernador de Guerrero reiteró su disposición al diálogo, pero advirtió que su gobierno continuará trabajando de manera normal porque “"en el estado de Guerrero no solamente es el conflicto de la CETEG"”.

“"Tampoco me puedo distraer solamente en ese conflicto porque, repito, son 3.5 millones de guerrerenses que tienen que ser atendidos por el gobernador, y en ese sentido nosotros vamos a seguir trabajando, y ojalá ellos entiendan que son los cauces de la legalidad a través de los cuales se debe transitar, independientemente de las inquietudes que ellos presenten"”, sentenció

REDACCIÓN.