14 de junio de 2014 / 10:31 p.m.

Madrid.- El Ejército de Irak quitó al vida a más de 288 combatientes en enfrentamientos con el grupo armado Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), y recuperó el control de varias ciudades en las provincias de Salahedin, Diyala y Anbar.

Fuentes de seguridad informaron este sábado de los progresos alcanzados en las últimas horas por las fuerzas iraquíes en numerosas localidades que habían sido capturadas hace algunos días por los militantes armados, que pretenden avanzar sobre Bagdad, la capital.

La recuperación de las ciudades ha sido progresiva gracias a diferentes operaciones en las tres provincias en cuestión, pero los combates continúan con los insurgentes, quienes están lanzando contraofensivas, informaron las fuentes.

Destacaron que la ventaja de las tropas iraquíes en varios frentes se logró con la ayuda de voluntarios y fuerzas paramilitares tribales, de acuerdo con reportes del portal de noticias IraqiNews.

Las fuerzas iraquíes empujaron a los combatientes del EIIL en la localidad de Mutasim y en Dhuluiyah, mientras que en Samarra reforzaron sus posiciones a la espera de órdenes para lanzar una ofensiva en Tikrit, ciudad natal del derrocado Saddam Hussein.

Por otra parte, los enfrentamientos continúan a las afueras de Muqdadiyah, en la provincia de Diyala, donde las fuerzas armadas iraquíes intentan evitar que el EIIL capture esa ciudad.

Los combatientes armados mantienen el control de Udhaim, al norte de Bagdad, y están disparando morteros contra las tropas del gobierno en Baji.

Para frenar el avance del EIIL, que "quiere liberar" al país del gobierno chiita, el primer ministro Nuri al-Maliki dijo que armaría a civiles para hacer frente a los combatientes, en tanto que el Gran Ayatolá, Alí al-Sistani, pidió voluntarios para sumarse a la lucha.

Tras el llamado del más influyente clérigo chiita la víspera, miles de voluntarios procedentes de las ciudades santas de Kerbala y Nayaf comenzaron a dirigirse a las bases militares para recibir entrenamiento y “defender a Irak”.

En un mensaje transmitido este sábado por la televisión estatal, al-Maliki reiteró a los iraquíes que tomen las armas, cualquiera que sea la secta a la que pertenezcan, "vamos a luchar como nación, estamos hablando de justicia y libertad para todos", sostuvo.

Precisó que el gabinete le otorgó poderes ilimitados para hacer frente al EIIL y grupos rebeldes sunitas asociados.

Este sábado en una rueda de prensa en Teherán, el presidente iraní, Hassan Rowhani, anunció su disposición para ayudar a Irak si se lo pide, pues en este momento "no tiene más remedio que enfrentar al terrorismo".

FOTO: APNOTIMEX