Juan José García
14 de agosto de 2013 / 02:37 a.m.

 

Chihuahua • Mientras la Mesa de Seguridad de Juárez exigió el retiro de la alerta que lanzó el gobierno de Estados Unidos sobre Ciudad Juárez, el subsecretario del Buró Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley del Departamento de Estado, William Brownfield, reconoció la baja de la criminalidad en esta frontera.

“El subsecretario Brownfield expresó que se ha cambiado la forma de ver a Chihuahua en base al progreso que está experimentado y se mostró gratamente sorprendido por la baja en homicidios”, dijo el gobernador, César Duarte Jáquez, al reunirse con el alto funcionario en Washington, D.C.

Durante la gira de trabajo que realiza por aquella región el mandatario estatal, explicó que William Brownfield es el responsable de los programas del Departamento de Estado, relativos al combate del tráfico de drogas, crimen organizado, así como del apoyo en la aplicación y regulación de la ley.

“Actualmente, el Buró Internacional de Narcóticos y Aplicación de la Ley administra una cartera presupuestal de más de cuatro billones de dólares en más de 80 países. El subsecretario Brownfield previamente ocupó los cargos de embajador en Chile, Venezuela y Colombia de 2003 a 2010.

Al tiempo en que se reservaron los resultados de la reunión Brownfield-Duarte, en esta frontera, los miembros de la Mesa de Seguridad, revelaron que se exigió al embajador de EU en México, Anthony Wayne, que se suspenda la alerta sobre Ciudad Juárez.

Al ofrecer una rueda de prensa en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, el coordinador de este organismo privado, Jorge Contreras Fornelli, dijo que “trabajar con ellos (EU) permitirá que en pocos meses la alerta sea eliminada”.

Al apuntar que Estados Unidos ubicó a Juárez como “destino de especial preocupación”, pidió a sus ciudadanos que eviten viajes no esenciales a nuestra ciudad, “desde el pasado 22 de abril y mantiene en efecto las restricciones de viaje a su personal diplomático en México impuestas en julio de 2010”, indicó.

En este contexto, se dio a conocer que se está buscando bajar (sic) hasta las 15 ejecuciones por mes en esta localidad ´pegada’ a El Paso, Texas. “La meta es que se logre bajar la cifra a 15 homicidios mensuales, casi la mitad de los registrados en lo que va de agosto”.

“Durante julio se registraron 33 víctimas y hasta este mediodía se contabilizaban 27 (ejecuciones) en agosto: el promedio de homicidios durante el año ha sido de 40 personas al mes, con una tasa actual de 32 por cada 100 mil habitante”, apuntó Contreras.