AP
21 de diciembre de 2016 / 05:25 p.m.

PALM BEACH.- El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, se reunía el miércoles con sus asesores de seguridad tras los recientes hechos de violencia en el extranjero y en momentos en que el proceso de designar a los futuros miembros de su gabinete se ve marcado por pugnas internas.

Trump empezó el día nuevamente haciendo alarde de su victoria electoral, tuiteando que hubiera ganado el voto popular si lo hubiera intentado. La demócrata Hillary Clinton obtuvo por lo menos 2.6 millones de votos más que Trump, lo que parece irritar al presidente electo.

"Hubiera tenido un mejor desempeño en las elecciones, si es que eso fuera posible, si la competencia era por el voto popular, pero hubiera hecho campaña de manera distinta", aseveró.

El encuentro de Trump con el teniente general retirado Michael Flynn, a quien ha postulado como su asesor de seguridad nacional, ocurre al día siguiente de que Flynn y otros integrantes del futuro equipo de seguridad nacional se reunieron en Washington con el vicepresidente electo Mike Pence.

Fuentes allegadas dijeron que el encuentro había sido pautado antes de los hechos de violencia en Alemania y Turquía, pero que esos hechos fueron parte de la conversación. El grupo Estado Islámico se atribuyó el ataque con un camión en Berlín que dejó 12 muertos y 48 heridos. Entretanto en Turquía las autoridades investigaban si el hombre que asesinó al embajador ruso actuó solo.

En el encuentro con Pence el martes participaron el general retirado John Kelly, nombrado por Trump para ser secretario de seguridad nacional; el general retirado James Mattis, seleccionado para secretario de defensa; y Rex Tillerson, presidente de Exxon Mobil y seleccionado como secretario de estado.

Aunque Trump ha estado armando rápidamente su gabinete, el proceso para llenar los puestos de mayor jerarquía en la Casa Blanca se ha visto plagado por rencillas entre algunos colaboradores. Algunos de los asesores iniciales de Trump se han quejado con el presidente electo de que se les está pasando de largo a favor de gente vinculado con Reince Priebus, seleccionado como secretario de la presidencia y quien era antes presidente del Comité Nacional Republicano.

Entre los que tienen futuro incierto está Corey Lewandowski, quien fue el primer jefe de campaña de Trump pero fue destituido al discrepar con miembros de la familia Trump. El lunes, Lewandowski se reunió con Jared Kushner, el nuero de Trump, y podría recibir un cargo en la administración aunque probablemente lejos del Ala Ejecutiva de la mansión presidencial.