1 de agosto de 2013 / 01:13 p.m.

México• Aurelio Nuño, jefe de la Oficina de la Presidencia, informó que la cirugía practicada a Enrique Peña Nieto para retirarle un nódulo tiroideo fue exitosa.

En conferencia de prensa precisó que la operación comenzó a las 10:00 de la mañana y terminó cerca de dos horas después. Aseguró que minutos más tarde el mandatario ya estaba despierto alerta y de buen ánimo en su habitación.

“La verdad, es que estamos muy contentos. Todo salió muy bien, como se tenía planeado”, subrayó.

Explicó que como parte de la convalecencia natural, el Presidente pasará dos días más en el Hospital Central Militar, y otros dos en la residencia oficial de Los Pinos, lapso durante el cual atenderá reuniones de trabajo privadas.

Nuño —quien estuvo acompañado por el general de brigada Fernando Federico Arcaute Velázquez, director del Hospital Central Militar; el general brigadier Juan Felipe Sánchez Marle, especialista en otorrinolaringología, y por Rubén Drijanski, médico personal del Presidente— previó que Peña Nieto retome sus actividades públicas a principios de la próxima semana.

Sánchez Marle, quien coordinó a los siete médicos que participaron en la cirugía, dio a conocer que “el diagnóstico histológico transoperatorio no muestra ninguna evidencia de malignidad. Estamos ante un proceso benigno”.

También reportó que las cuerdas bucales del mandatario se encontraban intactas después del procedimiento para extraer el nódulo tiroideo, por lo que la voz del Presidente no tendrá alteraciones.

Sobre el proceso de recuperación del mandatario, dijo que deberá quedarse en el hospital al menos un par de días.

Además, tendrá cuidados postoperatorios que tienen que ver con su dieta. “Hoy (ayer) en la tarde está contemplado que tome líquidos. Y si mañana van bien las cosas, deberá de tomar una dieta blanda. Y, probablemente, para pasado mañana ya estará comiendo una dieta, digamos, normal. Quizá no chicharrón, pero sí una dieta normal”, bromeó.

Como parte del tratamiento posterior, el mandatario deberá tomar una sustitución hormonal tiroidea para contrarrestar la extracción que se le hizo.

Días antes, el Presidente comentó que el procedimiento estaba programado con anterioridad e incluso se había agendado para diciembre, “pero lo dejé pasar”.

El hospital en el que fue atendido es el escalón de más alto nivel en el servicio de sanidad y cuenta con 48 especialidades médicas.

Entre ellas se leen cirugías reconstructivas, oncología, cirugías de trasplante (para lo que incluso se requieren certificaciones específicas), procesos de mínima invasión y cirugía vascular.

MIRIAM CASTILLO