MILENIO DIGITAL
3 de octubre de 2017 / 02:46 p.m.

MADRID.- El rey de España, Felipe VI, acusó al gobierno catalán de ser "desleal" y dijo que las autoridades españolas tienen la responsabilidad de asegurar el orden como lo hicieron el domingo durante el referendo "ilegal" de independencia que, aseguró, pone en riesgo la estabilidad económica y social de toda España.

"Con sus decisiones han vulnerado de una manera sistemática las normas aprobadas legítimamente...con una deslealtad inadmisible a su Estado", aseguró durante un mensaje televisado dirigido a la nación en plena crisis por la apuesta independentista catalana.

El monarca dijo que ante esta situación, "es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden".

Incluso aseguró que la "conducta irresponsable" de las autoridades catalanas puede poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España.

"Han quebrantado los principios democráticos de todo estado de derecho y han socavado la convivencia en la sociedad catalana. Hoy la sociedad catalana esta fracturada y enfrentada", puntualizó.

Se trata de la primera declaración del jefe de Estado desde el referéndum de independencia de Cataluña del domingo, prohibido por la justicia y reprimido por la policía con el resultado de numerosos heridos.

El rey Felipe se refirió por última vez a la crisis de Cataluña el 13 de septiembre, cuando en un discurso se dijo seguro de que "la Constitución prevalecerá sobre cualquier quiebra de esa convivencia en democracia".

Según el plan del gobierno catalán de Carles Puigdemont, el Parlamento regional tenía que declarar la independencia en caso que el "sí" se impusierea en el referéndum y, según sus organizadores, lo hizo con más del 90 por ciento de los votos a favor.

La tensión se mantuvo hoy, con una huelga general en Cataluña en protesta contra la respuesta policial al referéndum, y episodios de hostigamiento a las fuerzas de seguridad estatales, que abandonaron un hotel cercano a Barcelona en el que se alojaban por las protestas.

Se trata de la crisis más grave del joven reinado de Felipe VI, que ascendió al trono en 2014.

ilp