REUTERS
1 de julio de 2016 / 12:32 p.m.

Roma.- El Coliseo romano estaba visiblemente más limpio el viernes cuando Italia presentó la fase más reciente de la restauración de uno de sus monumentos históricos más famosos.

El primer ministro Matteo Renzi, hablando en un estrado construido en el anfiteatro donde luchaban los gladiadores casi 2.000 años atrás, elogió el titánico proyecto de restauración como un ejemplo de la protección del vasto legado cultural del país.

Los monumentos italianos, de los cuales muchos se remontan a la época romana, fueron descuidados durante décadas en medio de la reducción en la financiación estatal y una mala administración, un hecho que dejó a varios de los 51 sitios de Patrimonio Mundial de la UNESCO en riesgo de derrumbe.

Esto incluía al Coliseo, que estaba en muy mal estado cuando el fabricante de calzado de lujo Tod prometió 25 millones de euros (28 millones de dólares) para restaurarlo hace cinco años.

Renzi, de pie en un estrado por encima de las jaulas donde leones y otros animales salvajes eran liberados durante las luchas de gladiadores, elogió la inversión privada en el sitio que atrae a más de 6 millones de visitantes al año.

"Alguien que sacó su billetera y escribió un enorme cheque ha mostrado que tal vez la idea de que no se pueden hacer cosas en Italia ya no es cierta", dijo el primer ministro.

En los últimos tres años, los restauradores limpiaron más de 10.000 metros cuadrados de la fachada de piedra con pinceles de fibras naturales, aplicando 1.700 kilos de masilla y relleno a las grietas en la superficie, mientras el monumento permanecía abierto a las hordas de turistas.

Los trabajos de restauración se centrarán ahora en el interior del Coliseo para reparar sus pasillos y bóvedas subterráneas y construir un centro de información. El ministro de Cultura Dario Franceschini dijo que ya se apartaron 18 millones de euros de las arcas públicas para extender el piso central del edificio para que se puedan realizar más eventos culturales en el lugar.

COLISEO
Los trabajos de restauración se centrarán ahora en el interior del Coliseo. | AP