AP
31 de agosto de 2016 / 03:45 p.m.

BRASILIA.- En sus primeras declaraciones después de ser destituida definitivamente de la presidencia de Brasil, Dilma Rousseff prometió ejercer una sólida oposición al nuevo gobierno.

"Ellos creen que nos derrotaron, pero se equivocan", dijo.

La ex mandataria, en declaraciones a seguidores en la residencia presidencial, dijo que formaría "la oposición más fuerte, más activa, más tenaz que sufrirá jamás un gobierno golpista".

Por otra parte, insistió en que es inocente y mencionó la palabra "golpe" 14 veces en su discurso de 12 minutos.

Manifestó que su destitución comprende "un ataque contra los movimientos sociales, contra los sindicatos y contra quienes defienden sus derechos".