NOTIMEX
27 de julio de 2016 / 11:55 a.m.

FILADELFIA .- El presidente Barack Obama sugirió la injerencia del gobierno de Vladimir Putin en las elecciones de Estados Unidos, luego de indicativos de que Rusia intervino y filtró los correos del Partido Demócrata sobre un favoritismo a Hillary Clinton.

En una entrevista con la cadena NBC, el presidente estadunidense conectó en ese sentido al gobierno de Putin, que ha merecido elogios del candidato presidencial republicano Donald Trump, con un interés en influir en el desenlace electoral.

“Lo que sabemos es que Rusia se entromete en nuestros sistemas, no sólo sistemas gubernamentales si no sistemas privados”, señaló el mandatario estadunidense.

“¿Cuáles son los motivos en términos de las filtraciones? No lo puedo decir directamente. Lo que sí sé es que Donald Trump repetidamente ha expresado admiración por Vladimir Putin, indicó.

Obama será uno de los oradores centrales en la tercera jornada de sesiones de la Convención Nacional Demócrata, en la que el ex gobernador y senador de Virginia, Tim Kaine, aceptará formalmente la candidatura vicepresidencial.

El presidente estadunidense llegará a la cita de los demócratas en medio no sólo del escándalo por las filtraciones de los correos electrónicos, sino en medio de una virtual revuelta de una porción de los delegados y seguidores de Bernie Sanders.

Alrededor de un centenar de los delegados de Sanders irrumpieron ayer en la carpa de prensa de la Convención Nacional, en un escalamiento de sus movilizaciones para denunciar lo que consideran corrupción al interior del liderazgo partidista.

Aunque el ex presidente Bill Clinton tuvo la oportunidad de encarar la situación durante su discurso estelar la noche del martes, optó por no aludir a las controversias que opacan la convención de los demócratas.

Se espera que Obama aproveche sus roles en la convención para hacer un llamado a la unidad partidista y buscar acercarse con los millones de votantes que apoyaron a Sanders durante el proceso de elecciones primarias.

Obama continúa siendo popular con un segmento del electorado que impulsó su triunfo electoral en el año 2008 y que ahora forma parte del núcleo central de seguidores de Sanders, los jóvenes estadunidenses dentro de 18 a 29 años de edad.