REUTERS
30 de septiembre de 2016 / 04:25 p.m.

MOSCÚ.- Rusia está enviando más aviones de guerra a Siria para intensificar su campaña de ataques aéreos, publicó un diario ruso el viernes, en un desafío de Moscú a la censura global por la escalada que países occidentales afirman que ha socavado a la diplomacia.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, describieron el bombardeo ruso y sirio como "bárbaro", afirmó la Casa Blanca después de que ambos líderes hablaron por teléfono.

Los combates se intensificaron a una semana del inicio de una nueva ofensiva del Gobierno sirio respaldado por Rusia para capturar completamente a la ciudad más grande del país y aplastar al último bastión urbano de los rebeldes.

Moscú y su aliado, el presidente sirio Bashar al-Assad, desdeñaron un cese al fuego acordado este mes para lanzar la ofensiva, que podría ser la batalla más grande y decisiva en la guerra civil siria que atraviesa actualmente su sexto año.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo el viernes que Moscú estaba listo para considerar más formas de normalizar la situación en Alepo.

Sin embargo, en una conversación telefónica con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, Lavrov criticó el fracaso de Washington para separar a grupos rebeldes moderados de aquellos que los rusos califican como terroristas.

El llamado tuvo lugar un día después de que Kerry dijo que no tenía sentido realizar más negociaciones con Rusia por la situación en Siria "en el contexto del tipo de bombardeo que está teniendo lugar".

Países occidentales acusan a Rusia de crímenes de guerra y afirman que en los últimos días ha atacado a civiles, hospitales y a convoyes con ayuda humanitaria de forma deliberada para aplastar la voluntad de 250.000 personas atrapadas dentro del asediado sector rebelde de Alepo. Moscú y Damasco aseguran que sólo han atacado a militantes.

Cientos de personas han muerto en los bombardeos y cientos más han resultado heridas, con poco acceso a atención médica en hospitales que carecen de insumos básicos.