REUTERS
12 de septiembre de 2017 / 05:25 p.m.

WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes que las últimas sanciones de la ONU contra Corea del Norte fueron sólo un paso pequeño y nada comparado con lo que tendría que pasar para lidiar con el programa nuclear del país asiático.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votó unánimemente el lunes para imponer sanciones contra Corea del Norte, prohibiendo sus exportaciones textiles y limitando los suministros de combustible, lo que provocó una amenaza desafiante de Pyongyang contra Estados Unidos.

La decisión del lunes, provocada por el sexto y mayor ensayo nuclear del país asiático, fue la novena del Consejo de Seguridad de 15 miembros desde 2006 por los programas de misiles balísticos y nuclear de Corea del Norte.

Un borrador más duro propuesto por Estados Unidos fue moderado para ganar el apoyo de China -principal aliado y socio comercial de Pyongyang- y de Rusia, que tienen poder de veto en el consejo. El nuevo texto no llegó a imponer un embargo total a las importaciones de petróleo de Corea del Norte, la mayoría de las cuales proceden de China.

Trump dijo a periodistas al comienzo de una reunión con el primer ministro de Malasia, Najib Razak, que estaba contento de que Malasia ya no hiciera negocios con Corea del Norte, antes de añadir que acababa de discutir la resolución de la ONU con el secretario de Estado, Rex Tillerson.

"Creemos que es sólo otro paso muy pequeño, no un gran asunto (...) No sé si tiene algún impacto, pero ciertamente fue bueno tener 15 votos a favor", dijo Trump. "Pero dichas sanciones no son nada comparado con lo que finalmente tendría que pasar", agregó.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo el martes en una conferencia que si China no cumple con las nuevas medidas "les impondremos sanciones adicionales e impediremos que accedan al sistema del dólar de Estados Unidos e internacional".

Washington hasta ahora ha evitado nuevas sanciones contra los bancos chinos y otras empresas que hacen negocios con Corea del Norte, por el temor a represalias de Pekín y a los efectos que podría tener en la economía mundial.



dat