14 de enero de 2014 / 01:58 p.m.

Santiago.- El secuestro exprés se disparó en América Latina en la última década, donde en las grandes ciudades se cuentan por cientos las retenciones como negocio, afirmó hoy el diario ecuatoriano El Comercio.

Aseguró que "este delito está presente en ciudades de toda América: desde México Distrito Federal, Buenos Aires, Bogotá, Lima, hasta Guayaquil, Caracas o Sao Paulo", donde la modalidad de "robo rápido" ha crecido en los últimos 14 años.

"En el 2000 los casos eran esporádicos y hoy las denuncias se cuentan por cientos en la región. Así lo señala un informe de la ONG holandesa IKV denominado El secuestro: un negocio explosivo", indicó la publicación ecuatoriana.

De Acuerdo con el documento, el secuestro exprés ha venido escalando en México y Brasil, en este último país ligado a "redes delictivas que operan en las grandes ciudades y que se dedican al tráfico de drogas, según IKV".

El diario recordó que la modalidad delictiva llegó a Ecuador entre el 2000 y 2005, lo que llevó al entonces Congreso Nacional a reformar el Código Penal y tipificar el secuestro exprés en el país como delito para combatirlo.

Según el fiscal de la Unidad de Descubrimiento de Autores, Cómplices y Encubridores (DACE), José Luis Jaramillo, las primeras manifestaciones de este delito surgieron en Colombia y luego mutó a los países de América Latina.

Un informe de la Organización No Gubernamental (ONG) de Colombia País Libre, alertó que el secuestro clásico, ligado a la guerrilla, donde las víctimas eran políticos, pasó a segundo plano y dio origen al secuestro exprés.

Según el documento, los "blancos" de la nueva modalidad son elegidos "casi casualmente, pues los autores eligen las víctimas que se encuentran en un determinado momento, en cierto lugar y que resultan fáciles de secuestrar".

El diario recordó que según cifras oficiales, en 2013 se reportaron 494 casos de secuestro exprés en Carchi, Guayas y Manabí, de los cuales 491 corresponden a Guayaquil, además de la captura de 25 sospechosos de la práctica ilegal.

NOTIMEX