2 de julio de 2013 / 12:55 p.m.

 

A seis días de las elecciones en 14 entidades del país, el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Gustavo Madero, lamentó que la reunión del Consejo Rector del Pacto por México —celebrada el 30 de mayo pasado— con los gobernadores de los estados donde habrá comicios y la Secretaría de Gobernación fue un show para aparentar que respetarían la legalidad en los procesos.

""¿De qué sirve reunirse? ¿Mandaron llamar a todos los gobernadores? Es puro show… Simplemente fue un ejercicio, pero más que nada mediático, que no tuvo ninguna consecuencia, que no modificó ninguna realidad y continuaron actuando de la misma manera los gobernadores y la Secretaría de Gobernación"", señaló.

En conferencia de prensa, el dirigente nacional presentó la actualización del semáforo de contingencia democrática e informó que se han presentado 67 denuncias por diversas irregularidades, las cuales no han tenido respuesta por parte de la autoridad.

Las nuevas denuncias presentadas por los panistas fueron contra el gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge; el gobernador y el procurador de Aguascalientes, Carlos Lozano y Felipe Muñoz, respectivamente, además de Bertha Gómez, esposa del gobernador de Chihuahua, César Duarte, por hacer campañas para favorecer a los candidatos del PRI.

Además dio a conocer presuntas irregularidades en Aguascalientes, Chihuahua, Quintana Roo, Tamaulipas, Coahuila, Durango, Tlaxcala, Baja California y Veracruz previo a los comicios del domingo próximo.

Madero destacó que las anomalías van desde la presunta participación directa de gobernadores y la actuación desigual de los institutos electorales y tribunales locales, hasta el uso de programas sociales, coacción del voto y hasta entrega de tarjetas telefónicas a cambio de votos.

Acompañado por la secretaria general del PAN, Cecilia Romero; el director jurídico del partido, Eduardo Aguilar Sierra, y el candidato a la alcaldía de Aguascalientes, Antonio Martín del Campo, Madero dijo que hasta el momento no ha habido respuesta por parte de las autoridades ni se ha detenido o multado a ninguno de los responsables.

Por ello afirmó que no hay un nuevo PRI sino un proyecto de autoritarismo, y para demostrarlo presentó el “manual para la restauración autoritaria”, en donde se muestran, por ejemplo, la intervención de gobernadores en los procesos electoralesy la actuación de los institutos electorales y tribunales estatales.

""Lo que están tratando de hacer es generar esta confusión chafa, vil, ruin; están desesperados, son patadas de ahogado con coletazos de dinosaurio priista, eso lo que está sucediendo"", expresó.

Por ello, Madero pidió al gobierno federal su intervención para que los gobernadores no metan las manos en las elecciones y aclaró que no permitirán que se cometa algún fraude ni se violente la democracia.

""Nuestra ventaja de 5 puntos en algunos lugares quieren revertirla a través de todas estas acciones, y esto es lo que vamos a vivir el próximo 7 de julio, lo estamos advirtiendo con toda oportunidad para actuar y pedirle al gobierno federal que asuma su responsabilidad, que hable con los gobernadores y que los hagan conscientes de lo que está en juego"", indicó.

Además, advirtió que el PAN no se quedará cruzado de brazos, pero tampoco meterá las manos por ninguno de los candidatos.

Sobre presuntas denuncias contra candidatos panistas, Madero indicó que lo que busca el PRI es que la gente se confunda, tenga temor y no salga a votar el domingo.

Sobre los focos rojos, Madero comentó que en 10 municipios de diferentes entidades, como Veracruz, Durango, Chihuahua y Coahuila, el PAN no pudo postular candidatos por conflictos y riesgo de delincuencia organizada y amenazas contra sus candidatos.

— SILVIA ARELLANO