13 de diciembre de 2013 / 10:18 p.m.

Colombia.- El Senado colombiano aprobó el viernes por unanimidad un proyecto de ley que endurece los castigos a conductores ebrios y eleva las penas de prisión para aquellos que causen lesiones y víctimas fatales.

El proyecto, presentado hace tres meses, aún debe recibir en la jornada el visto bueno de la Cámara de Representantes, en una cuarta y última aprobación que se da por descontada luego de un acuerdo la víspera entre las dos cámaras.

"El mensaje que se envía a las personas... que maten a alguien conduciendo en estado de ebriedad es que se les priva de libertad", dijo en diálogo telefónico con The Associated Press el senador del Partido Liberal, Luis Fernando Velasco, uno de los redactores del proyecto.

El proyecto surgió en medio de una serie de accidentes, principalmente en Bogotá, donde conductores ebrios provocaron la muerte de varias personas y graves lesiones a otras.

El presidente del Congreso, el senador Juan Fernando Cristo, resaltó que por años los legisladores debatieron sobre esas penalidades a conductores ebrios pero que distintos proyectos fracasaron por falta de consenso.

Para aquellos conductores ebrios que causen lesiones o muertos la pena mínima se elevó de 32 a 53 meses de prisión, indicó Velasco. Anteriormente, con los 32 meses, tal falta era excarcelable y ahora no lo será, explicó.

En el caso de que un conductor sea sorprendido manejando ebrio hasta en tres ocasiones, las multas se van elevando de 20% y hasta el 60% del valor del vehículo, de acuerdo con el texto del proyecto que Cristo indicó espera sea sancionado la próxima semana por el presidente Juan Manuel Santos.

Velasco dijo que anualmente mueren en Colombia al menos 400 personas por accidentes causados por conductores ebrios.

De acuerdo con el más reciente informe del Instituto Nacional de Medicina Legal en 2012 de las 28.496 muertes violentas -homicidios, suicidios, accidentes- al menos 6.152 fueron en accidentes de tránsito, la segunda causa de muerte violenta en el país después de los homicidios.

AP