9 de febrero de 2014 / 09:58 p.m.

Washington.- La reforma inmigratoria de Estados Unidos podría aprobarse ahora y entrar en vigencia después de que el presidente Barack Obama deje la Casa Blanca si los republicanos temen que no aplicará las nuevas normas, dijo un senador demócrata, al ofrecer una vía para cumplir con uno de los objetivos clave del Gobierno.

La semana pasada, el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, expresó dudas respecto a que los proyectos de inmigración de Obama pudieran ser aprobados este año, y el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, afirmó que había poco interés en el asunto debido a que el país atraviesa por un año electoral.

Boehner sostuvo que uno de los mayores obstáculos a la reforma de inmigración en la Cámara baja radicaba en el temor de que Obama no aplique completamente las leyes que puedan ser aprobadas. Como evidencia de ello, acusó al mandatario demócrata de modificar "la ley de salud a su antojo".

En el programa "Meet the Press" de la cadena NBC, el senador Charles Schumer, un demócrata que ha sido uno de los arquitectos del plan de inmigración elaborado en el Senado, ofreció lo que según dijo era una solución sencilla.

"Aprobemos la ley este año pero simplemente no la dejemos entrar en vigencia hasta el 2017, después del final del periodo del presidente Barack Obama", sostuvo.

"Ahora, creo que la idea de que él (Obama) no aplicará la ley es una falsedad. El ha deportado a más personas que cualquier otro presidente pero de hecho podríamos hacer que la ley entre en vigor en el 2017 sin tener que enfrentarnos tanto al respecto", aseveró.

Schumer dijo que sería difícil aprobar la reforma inmigratoria en el 2015 o 2016 cuando empiece la carrera por la próxima elección presidencial, debido a que los candidatos republicanos asumirían posturas conservadoras al respecto a fin de marcar distancia de los demócratas.

El senador Rob Portman, un republicano, dijo que algunos de sus colegas en el partido estarían "interesados" en la idea de Schumer sobre la vigencia aplazada, especialmente si tendrían que aplicarse medidas para reforzar los controles fronterizos y evitar que los empleadores contraten a indocumentados.

En junio, el Senado aprobó una ley exhaustiva que ofrecería un camino a la ciudadanía a quienes han estado viviendo ilegalmente en el país y reforzaría la seguridad fronteriza.

La ley se estancó en el Senado, donde muchos legisladores rechazan la posibilidad de conceder un estatus legal a las aproximadamente 11 millones de personas que viven indocumentadas en Estados Unidos. 

REUTERS