31 de julio de 2013 / 12:40 p.m.

Ciudad de México • La discusión sobre la iniciativa de reforma energética que presentará mañana el PAN en el Senado, reunió a la mayoría de los legisladores con su dirigencia nacional, luego de dos meses de disputas internas, derivadas de las diferencias entre Gustavo Madero y Ernesto Cordero.

Acordaron presentar la iniciativa de reforma energética mañana por la mañana, pero no hay acuerdo aún sobre la reforma a los estatutos que hizo el bloque de Ernesto Cordero. Se acordó un nuevo encuentro para dirimir ese tema el próximo lunes.

"Vamos a tener una segunda reunión el lunes para tratar de armonizar los distintos puntos de vista, pero creo que lo más importante es el ánimo de todos los senadores para darle vuelta a la página y de una vez por todas resolver este pequeño diferendo", afirmó Jorge Luis Preciado al concluir la reunión que se prolongó por más de cuatro horas.

El coordinador de los senadores del blanquiazul dio a conocer que la iniciativa que se presentará mañana fue firmada por 35 de los 38 legisladores.

Sostuvo que "en los temas de fondo nunca hemos tenido diferencias: reforma energética, reforma electoral, hacendaria, el tema financiero, los nombramientos que vienen, realmente sí tenemos bastante material en que entretenernos y creo que con esto le damos vuelta a la hoja en el tema interno y vamos a poder trabajar en armonía".

El ex coordinador panista, Ernesto Cordero, y una veintena de senadores afines acudieron al llamado de Gustavo Madero para dirimir las disputas por el relevo en la coordinación y la reforma estatutaria que avalaron los corderistas, sin el voto de los legisladores afines al dirigente nacional del blanquiazul, comandados por Jorge Luis Preciado.

A la reunión asistieron 31 de los 38 senadores panistas. De ellos, 20 son cercanos a Ernesto Cordero. El coordinador, Jorge Luis Preciado, llegó a la reunión casi 35 minutos después de que se inició.

Cordero llegó a la sede nacional del PAN, acompañado de senadores afines como Javier Lozano, Luisa María Calderón, Mariana Gómez del Campo, Adriana Dávila y Francisco Domínguez, entre otros. Admitió que en el blanquiazul, "tenemos nuestras diferencias, pero las platicamos en casa". Todos ingresaron juntos por la puerta principal del inmueble.

Los senadores afines a Cordero buscaban que el bloque de Madero y Preciado respaldaran las modificaciones hechas a los estatutos, para quitar a Jorge Luis Preciado el control de los recursos financieros de la bancada, luego de que los recursos legales que interpuso el coordinador para revertir los cambios, no prosperaron.

Por su parte, el senador Javier Lozano afirmó que la reunión, después de dos meses de disputas públicas, buscaba "construir una ruta común" no solo sobre la reforma a los estatutos de la bancada, también sobre la reforma energética que impulsa ese partido y que será presentada ante la Comisión Permanente del Congreso.

Al final, las diferencias sobre la reforma estatutaria quedaron pendientes y ese fue el tema que generó las discrepancias exhibidas en redes sociales, aunque en entrevista, Jorge Luis Preciado aseguró que la reunión sirvió para limar asperezas. "Esa era la intención", afirmó.

La reunión entre los dos grupos en disputa tuvo momentos ríspidos. La senadora Luisa María Calderón, cercana al bloque de Cordero utilizó si cuenta de Twitter para relatarlo: "Es tan difìcil reconocer nuestros propios egoísmos y tan fácil poner en los otros nuestras propias deficiencias que hasta nos descalificamos", afirmó.

La hermana del ex presidente Felipe Calderón citó palabras del senador Roberto Gil durante el encuentro. El legislador dijo que "en el Estado de derecho, las normas ponen en orden a la política".

En el mismo sentido, el senador Héctor Larios señaló: "que nadie espere soluciones en el primer diálogo, pero la única forma de resolver los problemas humanos es dialogando".

LILIANA PADILLA