27 de abril de 2014 / 07:51 p.m.

Jerusalén.- Siria todavía tiene cerca del 8.0 por ciento de sus armas químicas a pesar de que hoy expiró el plazo para que se deshiciera de este tipo de pertrechos bélicos, informó la Organización para Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

"El 7.8 por ciento de materiales considerados como armas químicas se encuentran aún en un sitio específico de Siria", dijo en conferencia de prensa la jefa de la misión conjunta de la OPAQ y las Naciones Unidas en Damasco, Sigrid Kaag, según la agencia de noticias SANA.

El plazo para que las autoridades sirias entreguen sus armas químicas a las Naciones Unidas y a la OPAQ para su destrucción en el mar expiró este 27 de abril, como estipulaba el acuerdo alcanzado en septiembre pasado entre Estados Unidos y Rusia.

En virtud de ese acuerdo negociado por Rusia y Estados Unidos para evitar bombardeos aéreos estadunidenses en Siria, Damasco se comprometió a destruir su arsenal de armas químicas antes del 30 de junio de 2014.

Kaag expresó su esperanza de que se complete este proceso antes del 30 de junio, cuando debe finalizar la destrucción del armamento químico del régimen, según la agencia siria de noticias SANA.

Pidió a Siria cumplir con sus compromisos de evacuar las armas lo antes posible para evitar que caigan en “manos equivocadas”, lo que tendría un impacto muy negativo”.

La misión de las Naciones Unidas y la OPAQ no ha revelado hasta ahora el volumen del arsenal y su contenido exacto, aunque ha anunciado que ha eliminado cantidades de gas mostaza, isopropanol y otros materiales.

Las sustancias han salido de Siria a través del puerto de Latakia, en la costa mediterránea, y desde allí son transportadas por dos buques, uno noruego y otro danés.

Un vocero de la OPAQ, con sede en La Haya (Holanda), destacó que el papel de régimen sirio ha sido muy importante, no solo para eliminar las sustancias químicas, sino también para facilitar la actuación del equipo de expertos.

Pese a estos avances, algunos países occidentales como Francia y EStados Unidos han expresado sus dudas sobre las buenas intenciones del régimen de Bashar al-Assad ante las denuncias de la oposición y activistas sobre supuestos ataques químicos.

Hace una semana, el presidente de Francia, François Hollande, aseguró tener “elementos”, pero no pruebas de que el régimen sirio continúa usando armas químicas contra la oposición que busca derrotarlo desde hace más de tres años.

Estados Unidos también ha dicho tener “indicios” del uso militar de un químico tóxico industrial, “probablemente cloro”, durante este mes de abril en la localidad siria de Kafr Zita, controlada por fuerzas opositoras.

El pasado 11 de abril, el régimen sirio y la oposición se acusaron mutuamente sobre un supuesto ataque con gas cloro en Kafr Zita, en la provincia central de Hama, que provocó al menos dos muertos y más de 100 heridos.

Notimex