8 de enero de 2015 / 10:12 p.m.

Dubai.- Los refugiados sirios en Líbano y los palestinos en la Franja de Gaza son las poblaciones más vulnerables que están padeciendo el impacto de la tormenta invernal "Huda" o "Zina", que afecta a varios países del Oriente Medio.

En Líbano, las temperaturas se encuentran por debajo de los cero grados centígrados y la nieve ha cubierto todo el Valle de Bekaa, en el este del país, donde se encuentran los campamentos -improvisados- donde más de un millón de refugiados sirios intenta sobrevivir.

Los refugiados en el Valle de Bekaa permanecen en el interior de frágiles tiendas de campaña, que podrían colapsar debido a la pesada nieve que las cubre, con muy pocos alimentos y combustible para calefacción, atrapados por el cierre de carreteras.

El periódico Gulf News informó que el peso de la nieve habría provocado ya el colapso de al menos tres tiendas de campaña en Bekaa, dejando a 19 personas sin refugio.

En medio de las malas condiciones meteorológicas, las organizaciones de ayuda humanitaria están buscando la manera de llegar hasta los refugiados para llevarles suministros básicos, agua potable y medicamentos.

Responsables de salud temen la propagación de enfermedades, incluyendo gripe o padecimientos pulmonares derivados del intenso frío, sobre todo porque familias enteras están encerradas en una sola tienda de campaña y podrían contagiarse.

La embestida de nieve, fuertes vientos e intensas lluvias han causado ya la muerte de por lo menos cuatro refugiados sirios, entre ellos una bebé de tres meses que falleció en la frontera de Masnaa, donde su familia llevaba cuatro días esperando para cruzar a Líbano.

Los otros tres refugiados, un niño de seis años y dos hombres adultos, perdieron la vida atrapados en medio de la tormenta cuando se dirigían al área de Shebaa, en el sur libanés, desde el pueblo sirio de Beit Jin, informó la cadena de noticias Al Yazira.

La tormenta de nieve ha obligado al cierre de carreteras y escuelas en todo Líbano, así como a suspensiones temporales del tráfico aéreo, debido a los fuertes vientos, de hasta 90 kilómetros por hora.

En la Franja de Gaza, millones de palestinos se enfrentan a la fuerte tormenta de invierno, que mezcla lluvia, granizo y nieve acompañados por fuertes vientos, condiciones que propiciaron la suspensión de todos los asuntos oficiales este jueves.

Según la agencia oficial Wafa, cientos de personas han dejado sus hogares en busca de un refugio que les proteja de la nieve y el frío, ya que miles de casas quedaron destruidas total o parcialmente en la ofensiva militar de Israel, el verano pasado.

Además decenas de casas han quedado inundadas por las torrenciales lluvias, indicaron fuentes oficiales palestinas y señalaron que la actual tormenta invernal ha afectado gravemente la infraestructura en la empobrecida Franja de Gaza.

Los palestinos están padeciendo los efectos de "Huda" en medio de una grave crisis energética que exacerba las condiciones en que viven, con restricciones de electricidad y de alimentación, lo que según organizaciones podría dar pie a una pesada crisis humanitaria.

Hasta el momento se ha reportado una sola víctima en la Franja de Gaza, un bebé de ocho meses que murió en un incendio provocado por una estufa de calefacción en una tienda de campaña en el campo de refugiados de Tulkarem.

Las autoridades tanto en la Franja de Gaza como en Cisjordania, que declararon el estado de emergencia ante la presencia de la tormenta invernal, instaron a la población de nueva cuenta a tomar y mantener medidas de seguridad para evitar riesgos y enfermedades.

Se espera que la tormenta continuará hasta el próximo domingo, por lo que la nieve seguirá acumulándose también en las zonas más altas de Jerusalén, Ramalá y Hebrón, en Cisjordania, así como en el norte de Israel.

El clima frío, las fuertes lluvias y la nieve seguirán afectando también a otros países de la región como Siria, Turquía, Jordania y Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Egipto.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX