MILENIO DIGITAL
29 de agosto de 2015 / 06:09 p.m.

Virginia.- La responsable de la Cámara de Comercio que respondía a las preguntas de una reportera sobre su comunidad en una entrevista en vivo para la televisión cuando comenzó la balacera, dijo que no vio como el pistolero se acercaba al grupo.

Vicki Gardner, directora ejecutiva de la cámara de comercio de la localidad turística de Smith Mountain Lake, apuntó que el brillante foco de la cámara la cegó. Resultó herida al caer al piso tras los primeros disparos, según contó su esposo el viernes.

El pistolero, Vester Flanagan, emboscó al camarógrafo de la televisora WDBJ-TV Adam Ward y a la reportera Alison Parker durante la entrevista el miércoles en el centro de visitantes de Smith Mountain Lake.

Los primeros cuatro disparos fueron contra Parker, y los dos siguientes para Ward, dijo el esposo de Gardner, Tim, en una entrevista telefónica desde el hospital donde se recupera. Después disparó a Gardner, aunque las dos primeras balas no la alcanzaron.

"Y entonces ella se agachó y fue baleada. Él dejó de disparar y se fue", explicó. "Pero ella no estaba segura de sí se había ido así que se tumbó haciéndose la muerta hasta que aparecieron los equipos de emergencias".

Flanagan disparó su pistola Glock 17 veces, dijo la oficina del sheriff del condado de Franklin en un comunicado el viernes. Los escritos y pruebas obtenidas en el departamento de Flanagan mostraron que se sentía "muy identificado" con personas que habían cometido asesinatos en masa, incluyendo los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Parker y Ward fallecieron por heridas de bala en la cabeza y el cuerpo. Vicki Gardner resultó herida en la espalda.

Flanagan se suicidó tras una persecución policial. El pistolero, que trabajó como reportero en la WDBJ, había sido despedido en 2013 por su bajo rendimiento y conflictos con sus compañeros, quienes dijeron que siempre se presentaba como una víctima.

El novio de Parker, conductor en WDBJ, Chris Hurst, dijo que la joven compartió una cobertura con Flanagan cuando ella era becaria y que, de forma inocente, comentó que una amiga vivía en "Cotton Hill Road". Flanagan la acusó de realizar un comentario racista, una denuncia que al parecer era habitual en el atacante.

"Ella no sabía realmente por qué él estaba enfadado en concreto. Solo sabía que se sentía incomoda con él cerca, como le pasada a muchos, muchos otros en la cadena", dijo Hurst.

El gobernador Terry McAuliffe se reunió en privado con los empleados de la televisora para presentarles sus condolencias. Se ha descrito a los alrededor de 50 trabajadores como un grupo unido, y han seguido informando sobre el asesinato de sus colegas tras la tragedia.

"El valor y determinación que mostraron es realmente extraordinario", dijo McAuliffe en el exterior del medio.

El gobernador habló sobre su apoyo al control universal de antecedentes y dijo que el padre de Alison Parker, Adam, luchará para tener leyes de control de armas más estrictas.

"Hay demasiadas armas en América y claramente hay demasiadas armas en las manos equivocadas", dijo el gobernador. Pero McAuliffe, que es dueño de un arma de fuego, reconoció también que Flanagan había superado el control de antecedentes.

La pareja de Parker, en lugar de tomar partido en cuanto a la posesión de armas porque es periodista, recordó el viaje que pareja realizó en kayak hace apenas una semana.

"Pasamos por un lugar especial en el río donde se volvió hacia mí y dijo 'Chris, aquí es donde me quiero casar ¿No sería maravilloso?' Así que ahora vamos a colocar sus cenizas allí".